Tips para viajar en bicicleta y no tener un accidente

¿Te encanta viajar y tienes una bicicleta?
Pues, tenemos buenas noticias para ti. La bicicleta que está ahora mismo cogiendo polvo en tu garaje puede ser tu medio de transporte en las próximas vacaciones. ¿Te imaginas?

Viajar en bicicleta te da libertad. Puedes adentrarte con ella por sitios impensables para tu coche y sumergirte así en la naturaleza. Pero antes, hay que tener en cuenta algunas cosas para que puedas disfrutar al máximo y no tener ningún accidente.

¿Qué debes revisar en tu bicicleta?

¿Cómo puedes saber si la altura a la que está tu bicicleta es adecuada? Ponte de pie al lado de ella. Entre tu cintura y el tubo superior del cuadro debe haber entre 2,5 y 5 centímetros de diferencia, esto si tienes una bicicleta de carretera. Porque si la tuya es una de montaña, la distancia deberá ser de entre 7,5 y 10 centímetros.
El asiento es otro de los puntos fundamentales. Más que una cuestión de comodidad, es una cuestión de seguridad a la hora de viajar en bicicleta. Ajústalo de modo a que puedas curvar ligeramente la rodilla cuando la pierna está completamente extendida.

Antes de salir a la carretera, verifica a los neumáticos e ínflalos de acuerdo con la información disponible en los laterales. Por último y antes de lanzarte a la carretera, no olvides revisar los frenos y asegúrate de que funcionan adecuadamente.

¿Qué equipaje debes llevar?

Empecemos por el casco. Si todavía no tienes uno, este es el momento de hacer una inversión. Este pequeño detalle puede salvarte la vida, créenos. Además, no olvides que montar en bici no te exime de cumplir las normas de Seguridad Vial.

Además del casco, debes llevar contigo ropa apropiada, móvil, DNI o pasaporte, agua y tentempiés. Todo lo demás que quieras llevar va a depender tan solo de ti y del tipo de viaje que quieras hacer. De cualquier modo, intenta no llevar demasiado peso contigo.

en bicicleta el casco puede salvarte la vida

¿Qué cuidados debes tener?

Sea día o noche, al amanecer o al atardecer, haga lluvia o niebla… asegúrate de que consigues ver a los otros conductores y que ellos consiguen verte a ti. Vestir ropa blanca no te hará más visible. La ropa de alta visibilidad es tu aliada: Opta por piezas fluorescentes o de colores fuertes cuando estés montando tu bicicleta. Intenta llevar algo que refleje la luz, como cinta reflectante o luces intermitentes.

Está atento al camino y a posibles peligros como baches, vidrio roto, gravilla, charcos, hojas, perros, personas y coches. Todas estas cosas pueden provocarte un accidente. Cuando estés viajando con amigos y estés al frente del grupo, no te olvides de avisar a tus compañeros en caso de que te encuentres con alguno de estos escenarios. Así, también ellos podrán evitar un accidente.

Por una cuestión de seguridad, conduce siempre en el mismo sentido de los otros vehículos y sigue las normas de tráfico. Es decir, respeta las marcas y las señales como si estuvieras conduciendo tu coche.

Si sales de una carretera secundaria y no hay señal de STOP, te recomendamos que reduzcas la velocidad, pares y compruebes que no viene nadie (ni peatones) antes de avanzar. Cuando tengas que girar hacia la derecha o a la izquierda, mira siempre hacia atrás y haz una señal para que el otro conductor pueda anticipar tu comportamiento.

¡A disfrutar!

Y ahora que ya conoces todos nuestros consejos, te toca a ti elegir la ruta (hay un montón disponibles en Internet), preparar todo (¡ojo!, aunque montar en bici nunca se olvida, tu físico cuenta) y disfrutar de cada instante… Subir una montaña tiene lo suyo, pero no perderte esa puesta de sol hace que todo merezca la pena.