Sistemas de Retención Infantil disponibles en el mercado

Según datos de la Dirección General de Tráfico, los accidentes de tráfico son la primera causa de muerte entre los menores de 14 años, mientras que el 40% de los niños fallecidos no llevaba ningún sistema de protección. De esta manera, los Sistemas de Retención Infantil (SRI) pueden salvar la vida de un niño y reducir hasta en un 90% las lesiones que se llegan a producir en un accidente. De ahí la importancia de que, si tu hijo mide menos de 1,35 metros de altura, viaje siempre en una silla adecuada a su edad, peso y estatura.

¿Qué son los SRI?

Podríamos decir que un Sistema de Retención Infantil es una suma de dispositivos que permiten al niño viajar con total seguridad cuando nos desplazamos en un vehículo. Este sistema está compuesto por asientos y sillas infantiles que son instaladas en el vehículo gracias a los anclajes ISOFIX, base con pata de apoyo, Top Tether y/o cinturón de seguridad del coche.

Normativa

En el verano de 2017 la normativa sufrió una importante actualización, quizá lo más destacado de dicha normativa, llamada ECE R129, es que si un niño mide menos de 1,22 metros no podrá viajar en alzador sin respaldo. Además, se exigirán pruebas de impacto lateral, para garantizar la protección en esos casos.

Tipos de SRI

Si bien existen cuatro grandes categorías de SRI disponibles en el mercado, esta clasificación se corresponde con la anterior normativa ECE R44/04. Con la entrada en vigor de la nueva de 2017, cada silla llevará el sello i-size en la etiqueta de homologación y ya no se dividirán por grupos del 0 al 3, sino que las sillas indicarán a partir de ahora la altura y peso del bebé o niño. Veamos los SRI disponibles:

  1. Grupo 0 y 0+.

    Son los indicados para recién nacidos y hasta que el bebé alcanza un peso aproximado de 13 kilos, o unos 18 meses de edad. En el caso del primero (0), suelen ser capazos con arneses que van anclados a una base o con los cinturones de seguridad del vehículo. Las sillas 0+ se instalan en sentido contrario a la marcha para brindar más protección. Si la cabeza del bebé sobresale del respaldo, es el indicador de que debe cambiar de silla.

  2. Grupo 1.

    Adecuado para niños de entre 1 y 4 años o con peso desde los 9 hasta los 18 kilos. Las sillas de este grupo deben ir ancladas al vehículo, ya sea con base ISOFIX o a través del cinturón de seguridad. El bebé, a su vez, va anclado a la silla con un arnés de cinco puntos. La efectividad de estas sillas reside en la correcta posición del bebé y que este no saque los brazos del arnés.

  3. Grupo 2 y 3.

    Es el más amplio, ya que entran niños que pesan entre 15 y 36 kilos, sin perder de vista la altura. Los SRI del Grupo 2 podrían acotarse para niños de 3-6 años de 15-25 kilos de peso, y son cojines elevadores con respaldo que además cuenta con protección lateral para la cabeza, se instalan en sentido de la marcha y el niño va sujeto con el cinturón de seguridad del coche. En cuanto al Grupo 3, es adecuado para niños entre 5 y 12 años, de entre 22 y 36 kilos aproximadamente. También es un cojín elevador, pero en este caso sin obligación de respaldo o protección lateral, esto hasta la actualización de la normativa. Un punto importante es la regulación del cinturón de seguridad, que no debe rozar el cuello del niño y debe ir ajustado a las caderas.

  4. A partir de 135 centímetros.

    Si el niño supera esta estatura, pero es menor de 12 años, podrá usar el cinturón de seguridad del coche siempre y cuando la banda diagonal no pase por el cuello, en ese caso, debe seguir usando silla homologada hasta que alcance los 1,5 metros de altura.

Con esto en mente, el siguiente paso será elegir la silla homologada que se adapte al peso, estatura y/o edad de tu hijo y seguir las instrucciones del fabricante para una instalación correcta. De esta manera y junto a una conducción segura, se reducirán notablemente las probabilidades de muerte en caso de accidente, además de la posibilidad de lesiones de cuello, cabeza y abdominales.