Sistema antibloqueo de frenos (ABS)

Es muy probable que cuentes con él en tu coche, pero también es posible que no sepas qué es el ABS. Estas siglas hacen referencia a «Anti-lock Braking System», en español «Sistema Antibloqueo de Frenos» y consiste en un dispositivo que permite variar la fuerza de frenado para evitar que los neumáticos se bloqueen y pierdan adherencia sobre la calzada.

Esta tecnología, que en un principio se desarrolló para los aviones, a día de hoy se ha convertido en el sistema con el que se equipan de serie todos los vehículos fabricados en la Unión Europea. Funciona de manera conjunta con el sistema de frenado convencional, por lo tanto, es conveniente mantener en buen estado todos sus elementos. Esto incluye cambiar periódicamente el líquido de frenos, según la recomendación del fabricante, así como utilizar los neumáticos adecuados y revisar su estado.

testigo ABS del coche

¿Cuál es la función del ABS?

La función del ABS es evitar que las ruedas se bloqueen al frenar para no perder adherencia sobre la calzada. Gracias a este sistema, no solo se puede prevenir las pérdidas de control bidireccional, sino que también permite mejorar la estabilidad del vehículo. Estas ventajas resultan muy útiles en el caso de una frenadas de emergencia o sobre superficies de baja adherencia (hielo, lluvia intensa, etc.).

La Dirección general de Tráfico (DGT) advierte que, en el caso de una frenada de emergencia, el conductor de un vehículo con ABS debe accionar completamente el pedal de freno, junto con el del embrague, y mantener ambos pedales hasta que el vehículo se haya detenido completamente.

Elementos básicos del ABS

En primer lugar, los coches equipados con el sistema ABS cuentan con unos sensores de velocidad de giro que permiten conocer en todo momento la velocidad y aceleración angular, lo que posibilita determinar cuándo el neumático se encuentra próximo a la situación de bloqueo. En segundo lugar, existen unas válvulas de control que permiten regular la presión en el cilindro de freno de cada una de las ruedas.

Toda esta información es procesada por un tercer elemento que se conoce como la Unidad de Control Electrónico (ECU). Este es el cerebro del sistema ABS y se encarga de recibir las señales de los sensores de cada rueda y, en función de estas, enviar órdenes a las válvulas ABS y a la unidad hidráulica (en el caso de sistemas hidráulicos de freno).

Es importante recordar que el sistema antibloqueo de frenos puede disminuir el riesgo o la gravedad de un accidente en determinadas circunstancias. Pero su efectividad también depende del comportamiento del conductor al volante. Por eso se han de respetar siempre las normas de circulación y las 10 Golden Rules, para garantizar en la medida de lo posible la seguridad de todos los usuarios. ¡Comparte este artículo si quieres que todos los conductores viajen seguros y sepan qué es el ABS!