¿Sabes cómo conocer la medida de una llanta?

Motor, neumáticos, volante… si te pidieran un listado de partes del coche, probablemente te saldrían muchas de ellas antes de llegar a las llantas. Podría decirse que son como ese amigo callado que “nadie se explica por qué está ahí, pero que cae bien a todo el mundo”. Son unas de las grandes olvidadas, por lo que poca gente tiene en cuenta la importancia de las medidas de llantas.

Normalmente no nos damos cuenta de ello hasta que, de repente, un día tienes que cambiarla y eliges el tamaño erróneo. Para conocer la medida de una llanta, deberás mirar en el costado de ésta. La información que encontrarás es diseño, medidas, presión máxima de neumáticos, carga máxima e información adicional.

Características principales para conocer la medida de una llanta

Normalmente, ese amigo silencioso va soltando pequeñas píldoras que ayudan a conocerle mejor. Son momentos en los que se abre y descubres que sí, que es muy majo. Las llantas son iguales, y sólo hay que saber dónde mirar:

llanta de un coche

  • Tipología: indica los diferentes vehículos a los que pertenecen cada una de las llantas. Por ejemplo, la letra “J” significa que estamos ante un turismo; las siglas “JJ“ indican que son las adecuadas para vehículos todoterreno, mientras que la “G” es para vehículos que soportan cargas pesadas como camiones o camionetas. “W” señala que las llantas son para tractores agrícolas.
  • Ancho: estos números indican, en milímetros, la medida del ancho de la llanta. La medición se realiza entre uno de los extremos de un lado hasta la parte más ancha de del otro lado. A la hora de cambiar las llantas es muy importante tener esta métrica en consideración, ya que los neumáticos deben ajustarse a la perfección para evitar accidentes.
  • Perfil: también podemos referirnos a esta métrica como relación de aspecto (altura entre ancho de las llantas). La altura se expresa en un porcentaje sobre la anchura. La relación de aspecto únicamente se encuentra expresada a través de múltiplos del 5. Por ejemplo, los camiones suelen tener un perfil de 70-75, los turismos entre 60-65 y los coches deportivos entre 35-55.
  • Construcción: señala cómo están colocadas las capas. Por ejemplo, la letra “R” significa que la construcción es radial (con ángulos de 90 grados en las capas) y la letra “B” que las capas se disponen en diagonal.
  • Diámetro: este indicador señala la medida propiamente dicha de la llanta o rin, y se mide en pulgadas.
  • Carga: este índice hace referencia al peso máximo que puede soportar una llanta (y con el neumático hinchado de forma adecuada). Por un lado, la carga máxima se encuentra tanto en kilogramos (kg) como en libras (lb), mientras que por el otro la presión máxima viene dada en libras por pulgada cuadrada (PSI) y en kilopascales (KPA).
    Este índice nunca puede ser menor que lo que indica la ficha técnica del vehículo, y no tenerlo en cuenta podría significar un problema a la hora de pasar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV).
  • Velocidad: esta métrica indica el abanico de velocidades máximas que es capaz de soportar la llanta.

En definitiva, cómo saber la medida de una llanta es como conocer a una persona tímida. A primera vista parece que no revelan nada de su personalidad, pero si prestas atención a las pequeñas pistas, podrás conocer mucho sobre ellas.