Reglamento General de Vehículos. Qué debes saber

El Real Decreto 2822/1998, de 23 de diciembre, es el documento que necesitas para conocer el Reglamento General de Vehículos. ¿La buena noticia? Si estás buscando una versión ultra-ligera para quedarte con los conceptos básicos, estás de suerte.

Admítelo, los escritos legislativos se alejan mucho del concepto de lectura entretenida que tienes ahora mismo en mente. Si no has recibido educación legal, el Reglamento General de Vehículos puede parecerte a simple vista igual de útil que un acróstico en chino cantonés. Para ayudarte, vamos a resumir algunos de los títulos que componen el reglamento.

Nota: recuerda que no vas a encontrar toda la información que incluye el Real Decreto; si no encuentras lo que buscas…te toca hincar los codos.

Nociones básicas del Reglamento General de Vehículos

Lo primero que tienes que saber es que tu vehículo debe poseer una autorización administrativa que verifique que está en las condiciones perfectas para circular. Si no posee esta autorización, no puedes utilizarlo a riesgo de que te lo inmovilicen.

Además, debe estar inscrito en la Jefatura Central de Tráfico y correctamente matriculado para que sea identificable. A parte de las matrículas convencionales, existen matrículas especiales para los vehículos en Misiones Diplomáticas y Organizaciones internacionales.

Otra de las normas que debes tener en cuenta es que siempre tendrás que llevar contigo mientras circules:

  1. Tu permiso de circulación/ Licencia de circulación (ciclomotores)/ Autorización provisional de la Jefatura de Tráfico.

  2. Tarjeta de la inspección técnica.

  3. Tarjeta de inspección técnica de remolque o semirremolque si arrastras uno con una masa máxima autorizada menor o igual a 750 kilogramos.

Reglamento en caso de accidente

Si tu vehículo ha sufrido un accidente o daños por cualquier otra causa que pueda afectar a su funcionamiento óptimo, deberá pasar una inspección antes de que puedas utilizarlo de nuevo. Las inspecciones y reparaciones obligatorias antes de volver a circular serán propuestas por el agente de la autoridad que realice el informe, quien también te retirará el permiso de circulación para remitirlo a la Jefatura de Tráfico de la provincia en la que el accidente haya tenido lugar o a la que tú hayas solicitado.

Después de todas las reparaciones, deberás llevar tu vehículo hasta la ITV para pasar de nuevo una inspección llevando contigo la autorización de circulación que tendrás que recoger en la Jefatura de Tráfico. Si esta inspección resulta favorable, te devolverán de nuevo el permiso de circulación; si ésta fuera desfavorable, deberás realizar las reparaciones pertinentes en un plazo inferior a 2 meses durante los cuales no podrás circular (excepto para llevar tu vehículo al taller y volver a la ITV a pasar de nuevo la inspección).
Reglamento referente a los neumáticos.

Tu vehículo debe llevar unos neumáticos con las dimensiones y características que indique el fabricante. Además, éstos deben tener (durante todo el tiempo que circulen por vías públicas) una profundidad en las ranuras principales de, como mínimo, 1,6 milímetros.

Además, deberás revisar la presión de inflado regularmente.

Y ya sabes, si te ha quedado alguna duda sin resolver, puedes consultarla en la Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado. ¡Ánimo!