¿Qué tipo de cascos hay para bicicletas?

La bicicleta ha sido históricamente un medio de transporte ideal para moverse tanto por la ciudad como por el campo, pero representa a su vez una disciplina deportiva con muchos practicantes alrededor del mundo en todas sus vertientes: de ruta, de montaña, contrarreloj, etc.

Disminución del tráfico, facilidad para encontrar aparcamiento, posibilidad de moverse también en transporte público y el impacto positivo que tiene en la salud son algunos de los principales beneficios de usar la bici para nuestros desplazamientos diarios dentro de la ciudad.

familia montando en bici

Existe un tipo de casco para cada modalidad de ciclismo, y cada uno tiene sus fortalezas para sacar el máximo partido en cada situación. Veamos los tipos de cascos para bicicletas:

  • Cascos urbanos. Combinan la dureza para proteger ante caídas y/o golpes con la ligereza para transportarlos con comodidad incluso cuando no están en uso. Tienen una estética cuidada, con pocos orificios de ventilación, y, en algunos casos, cuentan con visera para proteger del sol. Podríamos decir que es el típico casco urbano para pasear o ir a trabajar.
  • Cascos para ciclismo de carretera. Encontramos el clásico, con diseño tradicional y una pequeña visera para proteger del sol. Es duro y compacto y se amolda a la estructura del cráneo para ofrecer una protección óptima. También existen los de tendencia aérea, que emplean los ciclistas profesionales durante las competiciones. Cuentan con muchas aperturas para favorecer una buena ventilación, y los hace más aerodinámicos.
  • Cascos para ciclismo de montaña. Una de sus peculiaridades es que cuentan con una pequeña visera que se puede retirar. Tienen una forma alargada y distintos planos y ángulos que favorecen la aerodinámica. Los cascos de enduro protegen la cabeza completamente ofreciendo una protección completa que cubre hasta la mandíbula. Los cascos de trial son parecidos a los clásicos, pero con una visera más grande que no se puede retirar. Sus formas son más redondeadas y se usan para competiciones de trial o triatlones.
  • Cascos para contrarreloj. Existen tres tipologías de cascos adecuados a este tipo de carreras:
  • Los cascos sin cola tienen una estética similar a los de ciclismo tradicional pero no tienen orificios de ventilación para que el ciclista pueda adquirir más impulso y ganar velocidad. Disponen de una lente para proteger los ojos.
  • Los cascos de cola media están considerados como más aerodinámicos que los anteriores porque cuentan con algunos agujeros que estimulan la ventilación. Son de diseño alargado y también incluyen la lente protectora.
  • Los cascos de cola larga son los que se han utilizado históricamente en las carreras a contrarreloj. Son duros y pesan bastante, por lo que resultan un poco incómodos, pero ofrecen muchas ventajas a los ciclistas de velocidad.

¿Cuáles son los cascos de ciclismo más seguros?

Hemos visto que hay un casco para cada disciplina/propósito en el ciclismo. Ahora bien, el casco el más seguro será el que esté homologado, el que se adapta perfectamente a la cabeza del ciclista y se ajusta perfectamente mediante correas, pero, sobre todo, el que se usa cada vez que cogemos la bici.

Además, debemos tener en cuenta los cuidados que debemos dar al casco para alargar su vida útil y garantizar su correcto funcionamiento. Por norma general, si hemos sufrido un impacto en el caso, debemos reemplazarlo por uno nuevo a pesar de que no veamos daño aparente. El otro indicador es si tiene más de 5 años.