Peligros de tomar algunos medicamentos si conduces

En plena transición entre otoño e invierno es bastante común que suframos resfriados, malestar general, tos y otras afecciones provocadas por el frío y la lluvia. Como consecuencia, muchas personas toman pastillas para el dolor de cabeza, jarabes para el resfriado o la tos y otros medicamentos para que remitan dichos síntomas.

Se calcula que el 25% de los fármacos que se consumen habitualmente, autorizados por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, puede provocar, entre otros síntomas, reducción de reflejos al volante o aumento del tiempo de reacción, hiperactividad, confusión, somnolencia o efecto sedante.

Todo eso con la necesidad de ponernos al volante para realizar los desplazamientos diarios. Sin embargo, combinar algunos medicamentos con la conducción puede representar un peligro para nosotros mismos y, por ende, para el resto de conductores, lo que va en contra de las golden rules para evitar accidentes.

chico tomando medicamentos en el coche

  Listado de medicamentos comunes que producen somnolencia:

  • Relajantes musculares
  • Antigripales
  • Analgésicos. También produce euforia y mareo.
  • Antihistamínicos. Pueden provocar visión borrosa, ansiedad e insomnio.
  • Antidepresivos. Podrían ocasionar mareo o hipotensión.
  • Ansiolíticos. Además de sueño puede generar falta de coordinación motora.

Si estamos tomando algún medicamento y tenemos que coger el coche, lo primero que debemos hacer es leer con detenimiento en el prospecto del medicamento si está permitido conducir. Varios medicamentos son incompatibles con la conducción e incluso podrían dar positivo en un eventual control antidrogas.

Es un asunto sumamente importante, ya que el 5% de los accidentes de tráfico está provocado por el consumo de medicamentos, pero, sobre todo, cuando el 30% de la población española, además, se automedica, según estimaciones de la DGT. Estas personas que se automedican y conducen, pueden enfrentarse a multas.

Un conductor podría conducir y haber tomado algún medicamento, aunque solo si es parte de un tratamiento médico, si dispone de la receta y, sobre todo, si no se ha establecido que no debe conducir. Si el conductor infringe esta recomendación, la sanción es de 1.000 euros y la retirada de 6 puntos del carnet.

Si se considera el medicamento afecta nuestra capacidad de conducir, la situación empeora notablemente ya que podría conllevar una pena de entre 3 y 6 meses de cárcel, entre 6 y 12 meses de trabajos para la comunidad y la retirada del carnet entre 1 y 4 años, dejando claro el peligro de tomar ciertos medicamentos y conducir.

En este sentido, también se tiene una lista de los principales medicamentos prohibidos para conducir en España debido al efecto negativo que tienen sobre la conducción:

  • Lorazepam
  • Alprazolam
  • Lormetazepam
  • Metamizol sódico
  • Metformina
  • Tramadol

En resumen, queda claro que combinar ciertos medicamentos con la conducción puede representar un alto riesgo. Para evitar accidentes o posibles sanciones, lo recomendable es consultar con el médico que haya prescrito el tratamiento para aclarar cualquier duda en relación a los efectos que pueda tener en la conducción.