¿Para qué sirve la topa de alta visibilidad?

Usar un chaleco reflectante para caminar por el arcén de una carretera es una cuestión de seguridad cuando se estropea nuestro coche. La Dirección General de Tráfico regula desde 2004 su obligatoriedad. Con él, reducimos las posibilidades de accidente y le damos al resto de conductores cerca de 150 metros de distancia para reaccionar. El problema es que tendemos a confiar demasiado en la ropa de alta visibilidad.

Hace unos meses os contábamos cómo no ir en el coche: con chanclas y sin camiseta. Ahora os damos un tip de vestuario: la ropa de alta visibilidad sí que es tendencia. El problema viene porque hay gente que se la enfunda como si del traje de un superhéroe se tratara, cayendo en un exceso de confianza pensando que “ya me verán”. Un mal uso puede suponer que, paradójicamente, nos expongamos a un riesgo mayor que si no lo lleváramos puesto.

¿Es entonces un elemento de seguridad activa o pasiva? Aunque su uso significa una visibilidad mayor del peatón y disminuye las posibilidades de atropello -activa-, también es cierto que, si ocurre un siniestro, el conductor se lo pone para evitar daños mayores -pasiva-.

¡Pero cuidado! Muchos pensamos que el chaleco debe ir en el maletero, pero la DGT indica que en cuanto salimos del coche ya debemos llevarlo puesto, por lo que estaríamos infringiendo la normativa por el simple hecho de ir a buscarlo. Si no quieres exponerte a una multa… ¡llévalo siempre a mano!

¿Es lo mismo la ropa de alta visibilidad y la reflectante?

Aunque tienen usos parecidos, lo cierto es que hay algunas diferencias que debes conocer entre la ropa de alta visibilidad y el vestuario reflectante. Es importante que sepas qué necesitas exactamente para garantizar tu seguridad vial.

Las prendas de alta visibilidad devuelven la luz de forma más visible que la que impacta en la ropa, por lo que aumenta el brillo y potencia los colores, lo que conlleva una mayor visibilidad de la persona que lo lleva. Este vestuario se fabrica siguiendo unos colores específicos: normalmente, las tres gamas cromáticas empleadas son amarillo, naranja y rojo, ya que está demostrado que son los que mejor contraste ofrecen con el entorno urbano.

La ropa reflectante, como su propio nombre indica, se basa en la reflexión. Esta propiedad es la que permite al ojo humano ver la luz en entornos poco iluminados. Por tanto, este vestuario es el indicado para usarse en zonas oscuras -como una carretera por la noche- donde la aparición de un foco de luz -como los faros de un coche- haría que ésta rebotara y, por tanto, el conductor nos vería.

Esto significa que deberás usar ropa de alta visibilidad si vas a pasar un tiempo prolongado en un entorno urbano expuesto a peligros viales, como por ejemplo un ciclista o un motorista. Por otra parte, el chaleco reflectante es obligatorio para todo conductor, y es más indicado para hacerse ver por la noche. Recuerda: a distintas necesidades, distintas soluciones.