Normativa del uso del casco de bicicleta

¿Te has unido ya a la oleada de ciclistas conquistan las carreteras? Si eres de los que no paran de darle a los pedales, necesitas conocer la normativa del uso del casco de la bicicleta desde ya. No te preocupes, nosotros te lo contamos todo.

Cada vez es más común sustituir el coche por la bicicleta de vez en cuando; el estilo de vida healthy está de moda y pedalear es una forma muy divertida de mantenerse en forma. El problema surge cuando no te tomas en serio las normas de seguridad y de circulación que debes seguir sobre una bici.

No te pierdas este artículo en el que te aclaramos la normativa al respecto del uso del casco de bicicleta y algunas otras recomendaciones. ¡Ya no tienes excusa!

UTILIZAR EL CASCO DE BICICLETA Y OTRAS NORMAS PARA CICLISTAS

El uso del casco de bicicleta es obligatorio para los menores de 16 años, tanto en la ciudad como fuera de ella. Sin embargo, el resto solo tiene que llevarlo en zonas interurbanas, aunque recuerda que lo ideal es que lo utilizases siempre.

Porque moverte en bicicleta es divertido y un hábito de vida saludable, pero, también tienes que ser consciente de que los ciclistas y los peatones son los usuarios más vulnerables en una vía.

¿Lo más importante para pedalear seguro? Ten claro que, aunque los conductores de vehículos de motor tienen que tener cuidado cuando se crucen contigo, tú también debes tener en cuenta unas cuantas normas:

  1. Equípate con un buen casco y un chaleco reflectante si eliges vías de poca visibilidad.
  2. Las luces que debe llevar tu bicicleta también son una forma de hacerte visible frente al resto de usuarios de la vía por la que circules, asegúrate de que tiene: una luz delantera blanca; la roja de la parte trasera; una luz reflectora roja en la parte de detrás; y, para terminar, reflectores amarillos en las ruedas y también en los pedales.
  3. Debes conocer y seguir las mismas normas que el resto de usuarios de la vía, además de tener cuidado cuando te aproximes a un peatón.
  4. Puede parecer una obviedad, pero nunca está de más recordarlo: no puedes consumir alcohol ni ningún otro tipo de drogas cuando te subes a tu bicicleta.
  5. ¿Una prohibición que a lo mejor se te ha pasado por alto? No lleves auriculares ya que te distraería de todo lo que pasa a tu alrededor.
  6. Por último, siempre que tengas disponible un carril bici, ¡utilízalo!

Otro detalle en el que eres exactamente igual que el resto de conductores de vehículos es que si no cumples estas normas te arriesgas a que te multen por poner en peligro tanto tu seguridad como la de otros. Tenlas siempre en mente, en mejor de los casos te ahorrarás unos cuantos euros y, en el peor, algún que otro susto.