Normativa del paso de peatones

Los pasos de peatones forman parte del paisaje urbano desde hace más de 60 años, ya que nacieron en Reino Unido en 1951. Los peatones tienen derecho de paso en esta clase de travesía una vez que han puesto un pie sobre ella. Desde ese momento, los coches tienen que parar y dejar pasar, siempre que lo puedan hacer con seguridad. Seguro que conoces los pasos de peatones pero, ¿y su normativa?

Normativa paso de peatones

¿Cómo son los pasos de peatones?

El Reglamento General De Circulación, en el Artículo 166, apartado 1, especifica que los pasos de peatones son “marcas sobre el pavimento, o marcas viales, tienen por objeto regular la circulación y advertir o guiar a los usuarios de la vía, y pueden emplearse solas o con otros medios de señalización, a fin de reforzar o precisar sus indicaciones”.

En el apartado 2 del mismo artículo, se establece que las marcas viales pueden ser: marcas blancas longitudinales, marcas blancas transversales, señales horizontales de circulación, otras marcas e inscripciones de color blanco y marcas de otros colores. Además, algunos pueden contar con iluminación específica, carteles y estar elevados.

Paso de peatones: Normativa y recomendaciones
A pesar de que han sido diseñados para brindar seguridad al peatón, existen ciertos riesgos. Hay normas sobre el uso correcto de los pasos de peatones, normativa que dice: “el peatón tiene preferencia, pero sólo debe pisar la calzada cuando la distancia y la velocidad de los vehículos que se aproximen permitan hacerlo con seguridad”.

En este sentido, hay una serie de recomendaciones para reducir los riesgos y poder cruzar la calle con seguridad. Lo primero, no cruzar por cualquier sitio, hacerlo siempre por el paso de peatones. Una vez delante del también llamado ‘paso de cebra’, antes de comenzar el movimiento, miraremos ligeramente y nos dejaremos ver antes de cruzar, para facilitar que el conductor nos vea.

Una vez que nos hemos asegurado de que nos han visto, debemos asegurarnos que el conductor, al menos, esté disminuyendo la velocidad. Incluso, podemos hacer una señal para que pare. Cuando estemos seguros de que el vehículo nos ha visto y se va a detener, procederemos a cruzar

Hay un caso especial, si vamos empujando una silla de ruedas o carro de niño, debemos mirar primero, tal y como señalamos antes, pero con la silla o el carro detrás de nosotros. Evitemos distraernos con el móvil. Hay que prestar atención al tráfico y al resto de peatones.

Si vas haciendo running, detente. El paso de cebra hay que tomárselo como un stop, tanto para peatones como para conductores. En resumen, lo recomendable es no cruzar hasta que el coche no se haya parado. El conductor puede cometer un error en el último momento.

Si se trata de una calle de doble sentido, hay que tener el doble de precaución. Es necesario asegurarnos que hemos mirado bien a los vehículos que circulan en ambos sentidos. Para estar seguros debes mirar al menos tres veces: primero izquierda, luego derecha y luego otra vez a tu izquierda.

Cruzar un paso de peatones en bici

Voy en bici, ¿tengo los mismos derechos?

Hay ciertas dudas al respecto ya que algunos ayuntamientos han puesto en marcha ordenanzas específicas en relación al desplazamiento en bicicleta por aceras y pasos de peatones. Pero la normativa estipula que sólo tendría prioridad de paso en el caso de que circulara por un carril bici o un paso para ciclistas debidamente señalizado.

En caso de pasos de peatones, el ciclista ni siquiera podría cruzarlo transversalmente, para girar o cambiar de sentido, tampoco para cruzar a la acera de enfrente, salvo que bajara de la bicicleta y cruzara el paso de peatón a pie, en cuyo caso si gozaría de prioridad porque dejaría de ser un ciclista para convertirse en peatón.