Neumáticos para coches eléctricos

El coche eléctrico es una realidad y cada vez circulan más vehículos de este tipo por nuestras ciudades. Su avance depende de la mejora de varios aspectos, entre los que podemos destacar el coste de adquisición, también la disponibilidad de puntos de recarga, dentro y fuera de la ciudad, pero también deberá mejorar la autonomía y, en este punto, los neumáticos para coches eléctricos tienen un rol muy importante.

Varios fabricantes ya cuentan en sus catálogos con neumáticos específicos para coches eléctricos con medidas 195/55 R16. Se trata de neumáticos de perfil alto y delgadas, que resultan muy silenciosas y tienen una elevada capacidad de agarre. Algunos modelos también incorporan espuma de poliuretano, para reducir las vibraciones que genera el neumático al girar sobre el asfalto.

¿Cuáles son las principales características de los neumáticos para coches eléctricos?

  • Son más estrechas. Cuyo objetivo es reducir al máximo posible la fricción con el asfalto y con ello el consumo de energía.
  • Tienen un diámetro mayor. La intención es aprovechar el par motor ya que los coches eléctricos ofrecen el máximo de potencia desde el arranque, esta fuerza ejercida sobre el/los eje/s de trasmisión es altísima, lo que supone un mayor desgaste para el neumático estándar.
  • Cuentan con un dibujo específico. En concreto, tienen un diseño ad hoc del surco de la superficie de contacto, un aspecto que se tiene en cuenta para reducir ruidos, aumentar el agarre y, también, alargar la vida útil.

Además de contar con estas características concretas, los neumáticos para coches eléctricos deben hacer frente a una serie de aspectos que les diferencian de sus ‘parientes’ destinados a coches de combustión, por ejemplo, los sistemas de frenada regenerativa; el hecho de que el conductor levante el pie del acelerador y el vehículo retiene llegando incluso a frenar, supone una exigencia adicional.

También se debe tener en cuenta el peso adicional de las baterías, lo que influye de manera determinante en el rendimiento del neumático, ya que incide directamente en el agarre, presión, desgaste y hasta en los materiales que se eligen para su construcción. Este detalle es un fino equilibrio entre autonomía y durabilidad que, seguramente, evolucione en el futuro cercano junto a las tecnologías de batería y sistemas de propulsión.

coche eléctrico

¿Cómo serán los neumáticos para coches eléctricos en el futuro?

Uno de los avances que está más cerca de hacerse realidad y que representará un salto tecnológico son los sensores integrados en la rueda, que aporten información útil y en tiempo real al conductor, a través de aplicaciones móviles o el sistema de infoentretenimiento del propio vehículo. En este sentido, podemos destacar:

  • Nivel de desgaste del dibujo
  • Presión del neumático
  • Estado del asfalto
  • Alerta de asfalto mojado

Los sistemas de ayuda a la conducción, y la conducción autónoma en un futuro, permitirán que el vehículo se adapte automáticamente a las condiciones del tráfico anticipándose a las situaciones, regulando la velocidad, frenada y estabilidad según el estado de la vía y las condiciones climatológicas. Esto favorecerá, en primer lugar, la seguridad de conductor y ocupantes y, en segundo, la durabilidad del neumático.

Saber elegir los mejores neumáticos para cada coche es de vital importancia ya que de eso depende la seguridad, durabilidad y, también, la capacidad para sacar el máximo partido de su rendimiento. Por eso, cuando elegimos un coche eléctrico hay que tener en cuenta las peculiaridades de estos vehículos para dar con las ruedas indicadas, haciendo énfasis en la autonomía con una carga, confort de marcha y duración de la rueda.