Mantener la distancia de seguridad: trucos e ideas

Cuando circulamos por carretera, nuestra seguridad depende tanto de nosotros como de los que se encuentran a nuestro alrededor. Una acción imprevisible, de cualquier vehículo o de un peatón, podría afectar directamente a nuestra marcha y seguridad. Por ello debemos poner todos los medios posibles para tener el tiempo de reacción suficiente para eludir cualquier peligro ocasionado por terceros. La medida más importante es el respeto de la distancia de seguridad, y aquí os traemos una serie de trucos para e ideas para controlarla:

  1. El “BrakeBeat: 3 segundos es el tiempo que debes esperar para pasar por el mismo punto que el vehículo que tienes delante y mantener la distancia adecuada. Gracias al BrakeBeat, solo tendrás que dejar que se repita el ritmo de la canción para pasar por él, en lugar de tener que dedicarte a contar tres segundos.
  2. El truco del “medio metro”: Cuando circulamos con un vehículo delante, multiplicaremos 0,5 por cada km/h al que estemos circulando. El resultado será la distancia idónea de seguridad. Por ejemplo, si rodamos a 80 km/h serían 40 los metros que debemos mantener.
  3. La “regla del cuadrado”: Para llevarla a cabo debemos eliminar la última cifra de la velocidad a la que se circule y multiplicarla por sí misma. Por ejemplo, si se circula a 100 km/h, habría que eliminar el 0, quedarse únicamente con el 10 y multiplicarlo por sí mismo. El resultado, en este caso 100, son los metros que hay que dejar con el vehículo de delante.
  4. Otro truco es el de calcular pronunciando ‘1101, 1102, 1103…’ respecto a algún elemento fijo en la vía. Pero mucho cuidado: este margen puede ser insuficiente ante frenadas muy fuertes, con mal tiempo o asfalto mojado y, en esas circunstancias, habrá de ampliarse más segundos.

La Dirección General de Tráfico (DGT) recomienda una distancia de tres segundos entre vehículos, tiempo que se tarda en realizar una frenada de emergencia. El cálculo aproximado indica que, circulando a poco más de 100 km por hora, la distancia de frenado es de casi 100 metros.
A parte de las recomendaciones de seguridad que aporta la DGT, no seguirlas conllevará el pago de una sanción. No respetar la distancia de seguridad pone en peligro tanto al que decide no mantenerla, como a los ocupantes del otro vehículo implicado, así como a terceros que circulen por la misma vía. Por ello, circular detrás de otro vehículo sin dejar espacio libre que le permita detenerse, sin colisionar, en caso de frenada brusca, es una falta grave que se penaliza con la pérdida de 4 puntos en el carné de conducir y el pago de 200€. ¿Merece la pena circular pegado al coche de delante? No, ¿verdad?

coches circulando en carretera

Distancias de seguridad: referencias

En calzadas secas:

  • A 50 km/h: 25 metros.
  • A 90 km/h: 81 metros.
  • A 100 km/h: 100 metros.
  • A 120 km/h: 144 metros.

En calzadas mojadas:

  • A 50 km/h: 50 metros.
  • A 90 km/h: 162 metros.
  • A 100 km/h: 200 metros.
  • A 120 km/h: 288 metros.

Como último truco, esta vez para tomarla en serio, podemos comparar la distancia de seguridad con el espacio personal. A nadie le gusta que alguien no autorizado se acerque e invada tu intimidad. Si extendemos esto a la circulación en carretera, debemos entender que no respetar el espacio reglado entre vehículos invade la intimidad del resto y, lo que es más importante, pone en peligro a los demás.