Cuidado con los ángulos muertos

Cuidado con los ángulos muertos

No puedes verlos, por eso son tan peligrosos.

Ángulo de visión humana:

(Línea en vertical) 180º
(Línea en horizontal) 130º

Ángulo muerto:

Todo lo que se queda fuera, no lo ves ni con retrovisores. Sobre todo, a los motoristas.

¿Cómo evitarlos?

Conócete a ti mismo y a tu coche. Si ya sabes dónde están sus ángulos muertos, podrás evitarlos mejor.
Los retrovisores: ¿Se te ha olvidado cómo ajustarlos? Te recomendamos esta infografía .
Tu asiento: Ajusta la inclinación, la altura del volante y los reposacabezas. Ve cómodo y llegarás lejos.
Tu cabeza: Gírala, pero con cuidado, para asegurarte de que ningún vehículo te impedirá realizar la maniobra con total seguridad.
Los intermitentes: Úsalos en rotondas, adelantamientos, cambios de carril… Hazte visible para quienes no puedes ver.
La tecnología: La tecnología es tu amiga. Si tu coche tiene sensores de proximidad, te avisará cuando un vehículo circule por el ángulo muerto.