¿Está prohibido fumar mientras conduces?

La respuesta es no, en España no está prohibido fumar mientras se conduce. A pesar de no estar tipificado como infracción en el Reglamento General de Circulación, el hecho de fumar al volante puede ser sancionado si produce una distracción para el conductor o pone en riesgo la seguridad vial.

Fumar es una de las distracciones más frecuentes entre los conductores españoles, encender un cigarrillo supone 4,1 segundos y fumárselo unos 4 minutos. Durante ese tiempo, el conductor deja de emplear los cinco sentidos en la conducción, con el consiguiente riesgo para la seguridad.

En este sentido, la Dirección General de Tráfico (DGT) ha puntualizado que los agentes de Tráfico tienen la potestad de sancionar a aquellos conductores que se muestren distraídos o que pongan en peligro la seguridad vial, con lo cual, si un conductor se distrae o pone en peligro a otros mientras fuma, podría conllevar una sanción de hasta 80€

persona fumando mientras conduce

Consecuencias de fumar mientras conducimos:

  • Disminuye nuestra capacidad de atención
  • Visibilidad reducida producto del humo
  • Posible causa de incendio, dentro del vehículo y fuera.

En relación con el último punto, lo que sí está castigado por el Reglamento General de Circulación es arrojar objetos desde un coche en movimiento, incluidas colillas. Este acto supone una sanción de 200€ y la retirada de cuatro puntos del carné de conducir ya que representa un alto riesgo de incendio y, por ende, para la seguridad vial.

¿Se puede fumar con menores dentro del coche?

Si bien el hecho de fumar al volante es considerado una infracción en algunos países siempre que viajen menores en el interior del vehículo, en España no es así. Al menos de momento, ya que las normativas evolucionan y puede que se introduzcan cambios con el paso del tiempo.

En España existen varias iniciativas que tienen el objetivo de concienciar sobre las implicaciones de fumar durante la conducción. Además de que representa una distracción al volante, destacan las graves consecuencias que puede tener sobre la salud, en especial de los ocupantes que actúan como fumadores pasivos.

La propia DGT afirma que, a largo plazo, la exposición al humo del tabaco dentro de un vehículo aumenta el riesgo de sufrir un ictus, enfermedades cardiovasculares, tumores y bronquitis crónicas. De hecho, algunos países ya han prohibido fumar en el coche si se viaja con menores de edad o embarazadas.

Por todo lo anterior, cabe reflexionar sobre las implicaciones que tiene fumar mientras se conduce. Representa un riesgo doble, para la seguridad vial y también para la salud del conductor y los ocupantes, en especial los niños. Por eso, la principal recomendación es evitar fumar… también cuando estés conduciendo.