¿Es obligatorio llevar cadenas para la nieve?

Con el invierno a la vuelta de la esquina es conveniente estar preparados para el frío y las condiciones climáticas que este trae consigo, por eso desde Trendy Drivers os responderemos a una de las grandes dudas que hay en torno a ellas: ¿es obligatorio llevarlas?

Todos hemos oído hablar de las cadenas, e incluso alguna vez tenido que usarlas, pero, ¿sabemos realmente como funcionan? Funcionan proporcionando una fricción extra entre la rueda y la vía para prevenir accidentes evitando frenazos, derrapes, falta de dirección y patinazos en condiciones meteorológicas poco favorables. Esto lo consiguen gracias a los eslabones que poseen, estos se clavan a todo tipo de superficie (nieve, hielo e incluso barro) durante milésimas de segundo, permitiendo que el neumático consiga avanzar.

Pero el tema de la obligatoriedad de portar y circular con cadenas siempre ha suscitado dudas entre los conductores. Entonces, ¿es obligatorio llevar cadenas? La respuesta es no, no existe ninguna ley que categorice las cadenas como un elemento indispensable para la marcha. Pero la cosa no acaba ahí, ya que, aunque no puedan multarte por no llevarlas, los agentes pueden detener tu coche y obligarte a esperar a que las máquinas quitanieves limpien la calzada para evitar que tu vehículo se quede atascado y entorpezca el paso a otros automóviles que sí las llevan.

Sólo habrá sanción económica si, una vez se le ha dado el alto por la inseguridad que circular por esa vía acarrea o mismamente por la señalización, el conductor decidiera proseguir la marcha. Serían 200 euros y no habría retirada de puntos.

Tipos de cadenas

Las cadenas se inventaron hace 113 años, y tras tanto tiempo de mejoras han surgido diferentes tipos:

Según la forma de sus eslabones:

  • De escalera: su función, explicado de manera sencilla, es la de hacer que el neumático suba en una “escalera infinita” en la que los peldaños son los eslabones transversales que la recorren.
  • En zigzag: son más efectivas que las de escalera debido a que forman una Z sobre la banda de rodadura, permitiendo que una parte de la cadena esté siempre en contacto con el suelo.
  • Con rombos: gracias a su forma geométrica, cada vez que el neumático gira para avanzar, los cuatro lados del rombo friccionan con la calzada consiguiendo un mejor resultado.

Según sus materiales:

  • De tela: son las más cómodas de montar, ya que se tarda una media de 8 minutos, pero también son las más frágiles.
  • Metálicas: son las cadenas clásicas y, pese a que su tiempo de montaje supera los 20 minutos, son las más efectivas.
  • Mixtas: es la opción moderada, ya que combinan la facilidad de montaje de las de tela y la eficacia de las metálicas, y podrían montarse en 12 minutos aproximadamente.

Existe una variante que te permite circular sin cadenas en situación de nieve o hielo de manera segura y dentro de la legislación, los neumáticos de invierno. Algunos neumáticos de invierno contienen las siglas M+S (Mud and Snow), estos tienen un dibujo de más de 4 milímetros de profundidad, lo que les permite una fricción segura sobre terreno complicado y los homologa como sustitución al uso de cadenas.

Michelin aconseja el uso de estos tipos de neumáticos para la temporada de frío, más específicamente los neumáticos Michelín Crossclimate. Creados para proporcionar seguridad y movilidad en cualquier situación meteorológica, aunque para condiciones muy extremas pueden utilizarse conjuntamente con cadenas.