La importancia de la educación vial para niños

Los conductores, peatones y ciclistas del futuro son hoy esos peques que, medio curiosos y medio sorprendidos, te miran desde abajo con sus enormes ojazos. Precisamente por eso, porque dentro de no tanto serán quienes conduzcan coches, motos, camiones o paseen por la vía pública, es tan importante fomentar cuanto antes la educación vial para niños.

Porque una correcta y adecuada educación vial para niños no es saber elegir correctamente los Sistemas de Retención Infantil que instalaremos en nuestro coche o cómo habremos de colocar el cinturón de seguridad durante el embarazo. Se trata de aquellos conocimientos de Seguridad Vial y hábitos del día a día que hemos de transmitir a los más pequeños para que, en el momento de su incorporación a la vía pública, lo hagan con total tranquilidad para ellos mismos y para el resto.

¿Por qué es bueno enseñar educación vial para niños?

Más allá de porque son los peatones y conductores del futuro, que los peques descubran la educación vial lo antes posible les proporcionará una serie de herramientas que, a la larga, se terminarán convirtiendo en ventajas que les facilitarán y mejorarán la vida:

  • Una mayor y mejor formación les servirá para desenvolverse mejor en las vías públicas y a perderle el miedo a los coches, motos, camiones, furgonetas… pero sin perder de vista la importancia a valores como el respeto.
  • Se familiarizarán con las señales de tráfico y su significado.
  • Interiorizarán unos conocimientos que les resultarán de utilidad a lo largo de toda su vida.
  • Son conocimientos que les permitirán evitar accidentes futuros, gracias a que contarán con las habilidades y códigos necesarios para moverse con libertad y seguridad.

¿Quién y cómo se encarga de la educación vial para niños?

Se trata de una labor en la que todos tenemos nuestra parte de responsabilidad y podemos poner de nuestra parte. Aun así, entidades, empresas u organismos públicos como, por ejemplo, la Dirección General de Tráfico, ponen a nuestro alcance una serie de recursos e información que nos permitirá transmitir los conocimientos a los niños de una forma lúdica, aunque efectiva.

De este modo, encontraremos fichas y láminas con contenidos adaptados a las necesidades informativas de los más pequeños de la casa, según sea su edad, así como otras recomendaciones conductuales que les permitirán desenvolverse por la vía pública siempre protegidos.

También ponen a nuestra disposición otros recursos didácticos, audiovisuales e interactivos, con los que podremos instruir a los peques al mismo tiempo que les entretenemos. En este apartado también encontraremos vídeos y cuentos como los de ‘Celia y la calle parlanchina’, ‘Fructuoso, el más rumboso’ o ‘Tito va de excursión’, entre otros muchos, que serán perfectos para contárselos antes de que se vayan a la cama o para que se diviertan después del cole.

Por su parte, otras entidades como el Real Automóvil Club de España (RACE) ponen al cuadernos de actividades al alcance de padres y educadores, para que puedan involucrar a los peques e involucrarse también ellos mismos en la educación vial de los niños.

Además de estos ejemplos que acabamos de ver, algunos ayuntamientos y administraciones públicas organizan jornadas de educación vial para niños en las que, además de darles clases teóricas, les permiten aplicar los conocimientos adquiridos conduciendo karts o montando en bicicleta por circuitos cerrados y preparados a tal efecto.