Diferencias entre neumáticos de verano y de invierno

Las altas temperaturas y también las bajas deberían influir, por ejemplo, en el dibujo de la banda de rodadura y también en la composición de las ruedas de tu coche. Conoce las diferencias entre los neumáticos de verano y los de invierno para conducir seguro los 365 días del año.

España es un país con muchos contrastes en el clima según la estación o el lugar en el que te encuentres: una tarde de julio en Córdoba no se parece en nada a una de enero en pleno corazón de León. Así como tú no te calzas los mismos zapatos verano que en invierno, cuando hablamos de temperaturas extremas, también deberías cambiar los neumáticos de tu coche para asegurar la tracción y la adherencia de las ruedas a la calzada.

Si no sabes qué diferencias existen entre unos y otros, estás en el sitio adecuado para despejar tus dudas de una vez por todas.

NEUMÁTICOS DE VERANO Y DE INVIERNO: ÉSTAS SON LAS DIFERENCIAS

El dibujo de la banda de rodadura de los neumáticos y el material del que están fabricados son dos de las principales diferencias que encontrarás entre las gomas específicas para verano y para invierno:

Dibujo de la banda de rodadura: en los neumáticos de invierno, la profundidad del dibujo es mayor, lo que hace posible que se evacúen sin problemas la nieve o la lluvia típica de los lugares que soportan temperaturas bajo cero. Además, su diseño permite una mejor frenada sobre terreno mojado y también aumenta la adherencia a la calzada en climas adversos.

La banda de rodadura menos profunda de los neumáticos de verano está diseñada para asegurar el agarre y la frenada cuando se circula sobre suelo seco.

Material de fabricación del neumático: los de invierno, están diseñados para circular por carreteras en las que el termómetro no sube de los 0ºC. Por esta razón, necesitan estar compuestos por gomas que no se endurezcan con el frío extremo ya que, si lo hicieran, la adherencia y la tracción se verían seriamente perjudicadas.

Este tipo de características no son necesarias en los neumáticos de verano, los cuales sí que se endurecerían al circular por calzadas heladas.

La decisión de si debes cambiar tus neumáticos según la estación depende directamente del clima de los lugares por los que vas a conducir tu coche. Si vives en un sitio con temperaturas muy bajas y en los que suele nevar… es más seguro que prepares a tu vehículo con neumáticos de invierno. Además, no es obligatorio llevar cadenas con este tipo de gomas ya que permiten una buena adherencia y tracción sin necesidad de utilizar este accesorio de seguridad.

En cambio, si eres de secano y no sacas los guantes del armario ni durante el enero más crudo, continua con tus neumáticos estándar durante todo el año.