Conducción segura ante una tormenta de verano

¡Vacaciones, desconexión y relax! Estos son los aspectos que hacen que el verano sea una de las estaciones más esperadas para descansar de la pesada rutina del trabajo o los estudios, y por eso, es también la época del año en la que más se realizan viajes por carretera. Aunque generalmente se caracteriza por un sol abrasante, es bastante frecuente y repentino encontrarse con las llamadas tormentas de verano…

Cuando llega el amado verano, en lo único que piensas es en coger tu coche y vivir unas vacaciones inolvidables. Después ejecutas todo de acuerdo al plan establecido, pero cuando vas en camino, te pilla una de esas temidas tormentas de verano. Tienes ante ti mucha lluvia, rayos, truenos, granizo y mucho viento. ¿Estás preparado para afrontarla y no fallar en el intento?

¡Toma nota de estos consejos para afrontar una tormenta de verano!

No es peligroso conducir en medio de una tormenta, de hecho muchos conductores lo hacen todos los días, sin embargo, si eres menos experimentado al volante, puede darte algo de miedo e inseguridad conducir en medio de relámpagos, truenos y una lluvia intensa. ¡Pero no temas! porque en las siguientes líneas te daremos algunas recomendaciones para una conducción segura en medio este caos meteorológico.

  • ¡Ante todo calma! Mantenerte tranquilo es la clave que garantiza que puedas tomar decisiones acertadas. Además, las tormentas de verano solo duran unos minutos, así que debes tener en cuenta que el peligro pasa muy pronto.
  • Enciende los faros de tu vehículo, de esta manera los demás coches podrán verte mejor.
  • Baja la velocidad incluso cuando veas que solo están cayendo las primeras gotas de lluvia, aunque no lo creas, esas son las más peligrosas. Las primeras gotas de agua se mezclan con el polvo y la suciedad del asfalto y disminuyen la adherencia de los neumáticos, de ahí que reducir la velocidad sea tan importante para no derrapar.
  • Si tu coche cuenta con control de velocidad, te recomendamos que lo desactives. En medio de una lluvia tendrás que frenar constantemente, por lo que es mejor no usarlo.
  • Si además de lluvia también está cayendo granizo, la recomendación es que conduzcas por las huellas que ha dejado el coche que tienes delante. En caso de que no hay ninguno, procura ir a una velocidad baja.
  • Si ves que estás en una tormenta y parece que se te cae el cielo de tanta agua, debes tener mucho, pero mucho cuidado con un deslizamiento y la pérdida del control del coche. Si de momento te ves en esa situación, ¡bajo ninguna circunstancia debes frenar! Solo mantén la calma, quita muy suavemente el pie del acelerador y coge con fuerza el volante, eso te ayudará a controlar tu coche.
  • Debes tener en cuenta que con la carretera mojada, la distancia de frenado es mayor, por eso, lo mejor es mantenerte a una distancia prudencial y así evitar una colisión en caso de frenado.
  • Si la lluvia cae con mucha fuerza, es posible que los limpiaparabrisas pierdan algo de efectividad y no puedas ver bien la carretera. Lo mejor es salir del carril y colocarse a un lado con las luces de emergencia encendidas. Aunque es la medida más extrema, es lo más seguro que puedes hacer.

Por último, antes de emprender tu viaje, lo mejor es que revises el tiempo y el estado de las carreteras, esta información te ayudará para que ninguna tormenta de verano te pille de imprevisto. Y no te olvides de comprobar también la presión de los neumáticos, el aceite y el motor en general, porque, como dice el dicho, prevenir es mejor que curar, y seguro que no quieres quedarte sin tus merecidas vacaciones.