Cómo reducir el consumo de combustible

Por norma general, el gasto más constante del conductor de un vehículo es repostar gasolina. Es cierto que algunos coches consumen más que otros; el peso, el tamaño, el motor, los neumáticos… hay muchos factores a tener en cuenta. Aunque no todo depende del vehículo, el comportamiento del conductor también es un factor determinante. Está demostrado que una conducción eficiente puede favorecer la autonomía del vehículo. Si quieres saber cómo reducir el consumo de combustible y ahorrar fácilmente, sigue leyendo.

Primer plano de una mano sacando dinero de una cartera con el tanque de gasolina de un coche de fondo.

Consejos para conseguir una conducción eficiente

  1. La velocidad es la principal enemiga del consumo. Cuanto más revolucionado vaya el motor y más a fondo estemos pisando el acelerador, más combustible estaremos consumiendo. Los acelerones y los frenazos tampoco ayudan a reducir el consumo, lo ideal sería mantener una velocidad constante y adecuada a la vía para evitar frenazos innecesarios.
  2. El freno motor es un buen aliado. Es recomendable soltar el acelerador y dejar que la inercia vaya frenando el coche poco a poco que utilizar reiteradamente el freno. Cuesta abajo también es bueno hacer uso de esta práctica, porque el motor trabajará sin consumir demasiado combustible y el coche aprovechará el impulso para seguir circulando.
  3. Unos neumáticos en buen estado también ayudan a reducir el consumo de combustible. Mantener la presión adecuada de los neumáticos ayuda a que no se desgasten de forma irregular, de lo contrario podrían ralentizar la marcha del vehículo y consumir más combustible del necesario para mantener la velocidad. El tamaño adecuado de los neumáticos también influye.
  4. Para favorecer la aerodinámica del coche es recomendable quitar la baca (en caso de tenerla), conducir con las ventanas cerradas y eliminar el peso inútil. Puede parecer una tontería, pero cuanto más pese el vehículo, más combustible va a emplear para moverse. Por eso, es importante revisar lo que llevamos en el maletero del coche y no almacenar cosas que no nos vayan a hacer falta.
  5. Planificar las rutas de forma adecuada puede ahorrarnos mucho combustible. A nadie le gusta perderse de camino a su destino y andar dando vueltas sin sentido consumiendo más gasolina de la necesaria. Antes de poner en marcha el coche, asegúrate de saber cómo llegar.
  6. Evitar los atascos, especialmente en zonas de ciudad. Aunque no lo parezca, mantener el motor encendido también consume combustible inútilmente, los acelerones y los frenazos constantes que se producen en este tipo de retenciones tampoco ayudan.
  7. En la medida de lo posible, evita repostar en gasolineras que se encuentren en las carreteras. Aunque sean las que siempre están abiertas, el precio del combustible es más elevado que en una gasolinera de interior. Es recomendable localizar las gasolineras más económicas, especialmente si planeamos un viaje o recorrer grandes distancias.
  8. Evitar la evaporación del combustible. Aunque parezca mentira, el simple hecho de dejar la cubeta abierta unos segundos favorece la evaporación de la gasolina a causa del contacto con el aire. Es recomendable no dejar que entre demasiado aire en el depósito, al igual que no circular en reserva, ya que el aire del depósito será mayor que el volumen de combustible y favorecerá que se evapore con mayor facilidad.
  9. Moderar el uso del aire acondicionado. Se puede prevenir incluso a la hora de estacionar el vehículo, escogiendo siempre que sea posible lugares donde el coche no esté muy sometido a la radiación solar.
  10. Mantener el coche siempre a punto. Cuidar el estado del motor y los filtros reduce también el consumo de gasolina y hace el coche más eficiente tanto en carretera como en ciudad.

Hombre joven repostando gasolina en una gasolinera.

Si quieres saber más sobre la conducción eficiente, te recomendamos echarle un ojo al manual de la Dirección General de Tráfico (DGT). Aun así, si consideras que los consejos de este post no son suficientes para ahorrar en tu consumo de combustible, quizá debas plantearte utilizar menos el coche.
Existen otras alternativas como el uso del transporte público o las bicicletas que pueden ser útiles para ahorrar combustible, especialmente en las ciudades. A la hora de escoger la segunda opción, es recomendable extremar la precaución. Aquí podrás informarte sobre algunos tips para viajar en bicicleta y no tener un accidente.
¡Estudia las posibilidades para moverte por tu ciudad de forma responsable y segura, y comparte este post en redes sociales! Saber cómo reducir el consumo de combustible ya no es ningún secreto 😉