¿Cómo poner las cadenas de nieve de coche?

Aunque aún queda tiempo para la llegada del invierno, ya se nota cómo la temperatura va bajando y la formación de placas de hielo en la carretera es un peligro común durante los meses más fríos del año. La Dirección General de Tráfico nos advierte de la falta de adherencia de los neumáticos con nieve o heladas en la calzada y de los peligros que conlleva. El uso de cadenas reduce considerablemente el riesgo de tener un accidente, pero también es cierto que saber cómo poner las cadenas de nieve puede ser más complicado de lo que parece.

Antes de entrar en materia recordemos que, además de las cadenas, existen otros elementos de seguridad que pueden convertirse en nuestros aliados a la hora de evitar percances con hielo o nieve:

Neumáticos de invierno: Están especialmente diseñados para adherirse a la calzada sin necesidad de cadenas ni fundas, en temperaturas inferiores a 10ºC, cuando los neumáticos convencionales comienzan a perder su capacidad de respuesta. En algunos países del norte de Europa y América, las ruedas de invierno son de uso obligatorio durante determinadas épocas del año.
Fundas de neumáticos para la nieve: También conocidos como “calcetines de nieve”, son idóneos para zonas donde no nieva a menudo. Pueden ser utilizados en caso de una fuerte nevada y son los más sencillos de montar. Aunque con estas fundas la velocidad esté limitada a 50 km/h, tienen una clara ventaja sobre el resto de las opciones, y es que no alteran los sistemas electrónicos de seguridad (ABS, ESP) ni dañan las llantas.

Aun así, las cadenas para la nieve siguen siendo el elemento más habitual, así que se merecen que las conozcamos un poco mejor:

  • Son especialmente resistentes y están pensadas para un uso más habitual.
  • Proporcionan un agarre excelente cuando se trata de rodar sobre hielo o nieve, pero en condiciones de frío y humedad pueden resultar complicadas de poner.
  • Existen diferentes modelos, aunque las metálicas resultan ser las más económicas.

¿Cómo utilizar correctamente las cadenas para la nieve?

La correcta utilización de las cadenas puede prevenir accidentes evitando frenazos, derrapes, falta de dirección y patinazos en condiciones meteorológicas poco favorables. Lo primero a tener en cuenta es la tracción del vehículo, ya que las cadenas se colocan en las ruedas motrices.

En el caso de los vehículos de tracción total, como puede ser el caso de los 4×4, las cadenas deben colocarse en las cuatro ruedas o, en el caso de no contar con cuatro juegos de cadenas, deberemos colocarlas al menos en las delanteras.

Existen varios tipos de cadenas para la nieve:

Las cadenas metálicas son las más económicas, pero también las más complejas de colocar, especialmente con malas condiciones meteorológicas. Sigue nuestro consejo y, además de llevar siempre las cadenas en el maletero del coche, incluye también unos guantes para colocarlas con mayor facilidad. Sigue estos sencillos pasos y no volverás a preguntarte cómo poner las cadenas de nieve. Es más, no tardarás más de 20 minutos en hacerlo:

  1. Estíralas completamente sobre el suelo y comprueba que no ha quedado enrollado ninguno de los tramos de la cadena.
  2. Estira el cable de acero por detrás de la rueda hasta engancharlo.
  3. Continúa estirando la cadena sobre la banda de rodadura del neumático hasta cubrir toda la superficie de neumático posible. Tendrás que desplazar unos centímetros el vehículo hasta conseguir colocar la rueda sobre los eslabones. Después termina de cubrirla manualmente./li>
  4. Busca los enganches y enlázalos con los tensores hasta encajarlos y fijarlos a la rueda.
  5. Una vez tensados y fijados al neumático, conviene recorrer unos metros y bajarse del vehículo para comprobar los tensores, y si fuera necesario, volver a tensarlos antes de continuar la marcha.

Las cadenas semiautomáticas o “de tipo araña” y las de fibra (las fundas de neumático o calcetines para la nieve) son más sencillas de colocar que las cadenas metálicas. Eso sí, también son menos económicas que las clásicas, pero la parte positiva es que nos llevará mucho menos tiempo colocarlas y dañarán menos las llantas de las ruedas.

Aunque los neumáticos de invierno pueden ser la solución más cómoda para hacer frente a las malas condiciones climatológicas, se desgastan más rápido y consumen más combustible que los convencionales, especialmente si se utilizan sobre asfalto y no sobre hielo o nieve.

Para enfrentarse al clima invernal de España, que no es tan extremo como pudiera ser el de los países del norte, te proponemos una solución eficaz y económica; los neumáticos Michelín Crossclimate. Ganadores del premio a la innovación en 2016, proporcionan seguridad y movilidad en cualquier situación meteorológica, aunque para condiciones muy extremas pueden utilizarse conjuntamente con cadenas o fundas para la nieve.

En el caso de quedarte atrapado por la nieve en una fría noche de invierno, o sufrir un accidente por no llevar las cadenas en el maletero, no solo tendrás que pasar el “mal trago” de quedarte tirado en el peor momento, sino que además tendrás que hacer frente a una multa de 200€ por la irresponsabilidad. Evitar este tipo de situaciones está en nuestra mano.

Además de recomendarte que memorices nuestros consejos sobre cómo poner las cadenas de nieve y que las lleves siempre en el maletero (junto a unos buenos guantes para colocarlas), te aconsejamos que consultes las 10 reglas de oro de Michelín para una conducción segura. ¡Y no olvides compartir este post en tus redes sociales para evitar estas incómodas situaciones a los tuyos!