¿Cómo lograr una conducción eficiente?

La forma que tienes que conducir influye mucho en las emisiones contaminantes que expulsa tu vehículo y no solo eso, también puede determinar la rapidez con la que se deteriora tu coche o moto. La solución pasa por conocer cuáles son los principios de la conducción eficiente y respetarlos. ¿Estás listo?

Concienciarse con el cuidado del medio ambiente casi ha pasado de suponer una opción a transformarse en una obligación. Así como hoy en día no se te ocurre tirar la bolsa de basura de desechos orgánicos al contenedor del plástico, tampoco debe parecerte normal el circular sin tener en cuenta las emisiones de CO2 que tu vehículo expulsa al exterior. Por ello, circular poniendo en práctica la llamada ‘conducción eficiente’ es muy importante para, además de reducir los niveles de contaminación, hacerlo también con el consumo de carburante y con el riesgo a sufrir un accidente de tráfico.

Ahora que conoces el impacto que los hábitos durante la conducción puede provocar, aprende algunos trucos con los que poner en práctica la ‘conducción eficiente’ y unirte al bando de los concienciados con el medio ambiente:

    • MANTÉN TU VEHÍCULO SIEMPRE A PUNTO: El mantenimiento periódico de la presión de los neumáticos, los filtros o el motor son cruciales para controlar las emisiones contaminantes de tu vehículo.
  • SUBE LAS VENTANILLAS: Algo tan simple como viajar con las ventanillas subidas para evitar la resistencia extra del vehículo al movimiento de la marcha supone un hábito de conducción eficiente. También se debe optimizar la colocación de equipaje en el maletero equilibrando las cargas y evitar transportar elementos en la baca ya que también ejerce resistencia contra el aire y aumenta el consumo de carburante.
  • OJO CON LA CLIMATIZACIÓN: Mantén la temperatura del vehículo entre los 21 y los 22ºC si utilizas el aire acondicionado ya que índice directamente en los niveles de consumo de carburante.
  • MARCHAS LARGAS: Al arrancar en un coche de marchas, es importante tratar de pasar a segunda cuanto antes y cuando se pueda, circular el mayor tiempo posible con las marchas largas se consume menos y se emiten menos gases contaminantes. Eso sí, bajar en punto muerto las pendientes no solo resulta muy peligroso, sino que en lugar de reducir el consumo de carburante… provoca exactamente lo contrario.
  • CONDUCCIÓN FLUIDA: Los frenazos, acelerones o cambios bruscos en la velocidad de la marcha son enemigos de una conducción eficiente; anticípate al cambio de circunstancias en la vía para poder adaptarte a ellas con suavidad y respeta siempre la distancia de seguridad con el resto de usuarios de la vía. Si por cuestiones de tráfico el vehículo queda detenido durante más de un minuto, se debe apagar el motor.

En resumen, pon en práctica estos consejos de circulación eficiente con los que le haces un favor al planeta, mantienes tu vehículo en mejores condiciones durante más tiempo y reduces el riesgo de accidente.