¿Cómo llevar al perro en el coche?

Si no sabes cómo llevar al perro en el coche y vas a llevarlo contigo de viaje próximamente, lee estos consejos para que tanto tú como tu mascota lleguéis sanos y salvos a vuestro destino.

Tener mascota implica responsabilidades, hay que alimentarla, sacarla pasear, limpiarla, llevar al día su cartilla de vacunación y, aunque no esta costumbre no esté del todo generalizada, tener conocimientos acerca de cómo debe transportarse al animal dentro del vehículo. ¿La razón? Fácil, saber las normas que hay que seguir en cuestiones de transporte animal puede evitaros daños a todos los ocupantes del coche.

Para empezar, lo más importante es que tu perro nunca vaya suelto dentro del vehículo y menos aún sobre la bandeja trasera. El motivo es que en caso de frenazo o colisión, éste saldría catapultado hacia la parte delantera del coche con consecuencias quizás mortales tanto para él como para ti.

Para que el viaje sea seguro, puedes asegurar a tu mascota por medio de arneses – disponibles con uno o dos anclajes que se sujetan al dispositivo del cinturón de seguridad del coche – transportines que puedes colocar en el maletero si el animal es de una raza grande, en el suelo detrás del asiento delantero o también colocar una rejilla que separe el maletero del resto del vehículo. La elección variará en función del tamaño del perro.

Además, otra estampa que hay que evitar – por muy idílica que parezca – es dejar que la mascota asome la cabeza por la ventanilla ya que la situación podría acabar mal. Y, por supuesto, cada vez que pares a descansar, no olvides que tu perro también necesita un respiro y, si de todas formas no puedes bajarlo contigo, nunca debes dejarlo dentro del vehículo con las ventanillas subidas (sobre todo durante los meses de calor).

Si tu amigo peludo es de los nerviosos, como recoge un artículo de la DGT, se recomienda que permanezca en ayunas unas dos horas antes del viaje para evitar mareos y las consecuencias que éstos conllevan… te ahorrarás una parada de emergencia trapo en mano para intentar salvar la tapicería. Eso sí, puedes darle agua fresca sin problemas… esas manchas salen rápidamente y él necesita beber al igual que tú. Otra recomendación consiste en administrarle un antihistamínico siempre que el veterinario lo haya recetado antes del viaje.

Para terminar, lleva siempre contigo su cartilla sanitaria oficial, con la información al día, con sellado de un veterinario colegiado y que tu mascota lleve el microchip. Ten en cuenta que si tu destino se encuentra dentro de la Unión Europea, además tendrás que asegurarte de que tienes su Pasaporte para Animales Domésticos.

Disfruta de tus vacaciones con tu mejor amigo de cuatro patas y evítate disgustos simplemente siguiendo estas normas con las que ambos llegaréis sanos y salvos a vuestro destino.