¿Cómo funciona un alcoholímetro?

Cuántas veces hemos tenido miedo al dichoso alcoholímetro… Hemos salido de cena nos hemos tomado dos cervezas o dos copas de vino y nos decimos a nosotros mismos, “Si me hacen la prueba, ¿daré positivo? ¡Si solo me he tomado dos cañas!”. Ya sabes que la mejor forma para evitar problemas es no beber absolutamente nada porque, aparte de ser un peligro para la conducción y ser un riesgo para cualquier pasajero, el alcoholímetro puede ser tu gran enemigo y la multa que puede conllevar no es nada grata…

mujer rubia utilizando un alcoholímetro

¿Conoces cómo funciona un alcoholímetro?

Hace años, las pruebas que un conductor tenía que superar para saber si estaba sobrio o no era caminar derecho sobre un pie o aquellas relacionadas con el equilibrio y la coordinación. Como es lógico, estos ejercicios acrobáticos no tenían mucha fiabilidad y, años más tarde, se optó por utilizar un aparato que midiese los niveles de alcohol en sangre, que es el mismo que se emplea en la actualidad, es decir, un alcoholímetro. Este mecanismo utiliza dos métodos para detectar alcohol en el aire espirado. Estos son:

  • Un sensor infrarrojo
  • Una célula electroquímica

Respectos a los infrarrojos, de manera general, estos sensores absorben la radiación infrarroja (IR) del espectro electromagnético. Los gases que se encuentran en la atmósfera absorben de una manera ínfima esta radiación, sin embargo, el alcohol lo hace en una mayor cantidad. Este es el primer sistema que el alcoholímetro tiene en cuenta para determinar el grado de alcohol en una persona.

En segundo lugar, el alcoholímetro tiene en cuenta la célula electroquímica. Este aparato funciona de la siguiente manera: por un extremo de la célula pasa el aire exhalado, mientras que por el otro extremo entra oxígeno. De esta forma, se produce un paso de electrones que provoca una corriente eléctrica que sirve para calcular el nivel de alcohol en sangre en la muestra de aire exhalado.

El alcohol en nuestro cuerpo, ¿cómo se comporta?

Como cualquier tipo de droga, cuando tomamos alcohol sufrimos un proceso llamado metabolización, es decir, una etapa previa a la eliminación, en la que el cuerpo neutraliza una determinada sustancia tóxica antes de que lo absorba y lo distribuya por la sangre.

La metabolización se realiza en el hígado. Este órgano glandular está compuesto de enzimas que descomponen las moléculas del alcohol y facilitan su posterior eliminación total.

Siempre queda cierta parte de alcohol que no se metaboliza (en torno a 1%), pero éste es eliminado posteriormente por el sudor, la orina y por el aire que entra en los pulmones.

En cualquier caso, ya sabes que la mejor manera de ganar tranquilidad y evitar por completo cualquier susto en la carretera es no beber nada de alcohol, de esta manera estarás relajado y sin miedo a que te pongan una multa o poner en peligro la vida de las demás personas en la carretera.