Cómo dar de baja un coche

A la hora de comprar un nuevo coche todos tenemos claro lo que hacer. Son días y días de ilusión, buscando el que mejor se adapta a nuestras necesidades y nuestro bolsillo, hasta que damos con el candidato ideal y acudimos al concesionario. Sin embargo, para el proceso contrario no hay tanto cuórum. Por eso hoy nos preguntamos, ¿sabes cómo dar de baja un coche?

La cuestión es importante porque, en España, la media de edad de los vehículos supera ya los 12 años, con el amplio impacto que tiene esto para la seguridad vial y el medio ambiente.

Hay que tener en cuenta que no solo existe la posibilidad de dar de baja un vehículo definitivamente, también se puede optar por una baja temporal. Ambas tienen consecuencias y trámites muy diferentes, sobre todo teniendo en cuenta que abandonar un vehículo sin darlo de baja tiene multa entre 600 y 600.000 euros. Entonces… ¿cuál es la mejor opción? ¡Sigue leyendo!

Baja temporal

La baja temporal suele darse cuando ha habido un robo del coche, pero también hay otros motivos como un traslado al extranjero o por no hacer frente a los gastos asociados al vehículo como el seguro.

Lo que debe tenerse en cuenta es que esto solo es posible si el vehículo no se pone en circulación y queda aparcado en un garaje, hasta regularizar su situación cuando se vaya a dar de alta de nuevo.

Mientras un coche esté dado de baja temporalmente, no se pagarán impuestos de circulación, ni será necesario tener contratada una póliza de seguros o tener la ITV en regla. Los únicos que hay que presentar es:

• Impreso oficial: facilitado en los desguaces (CAT) y en las Jefaturas de Tráfico.
• Identificación: NIF o el documento identificativo que corresponda.
• Permiso de circulación y tarjeta de la ITV.

Si quieres volver a circular con un coche que ha sido dado de baja temporal, lo que debes saber es que no hay un tiempo determinado. Sólo debes mentalizarte de que, si durante ese tiempo te mueves con el vehículo, te expones a una multa de hasta 500 euros.

Baja definitiva

La baja definitiva de un vehículo solo se puede presentar en los desguaces. Las únicas excepciones que sí pueden tramitarse en la Jefatura de Tráfico son los vehículos históricos, con valor de colección o los destinados a museos.

Para los vehículos más comunes (turismos y furgonetas principalmente), el desguace debe proceder a la destrucción del vehículo y emitirá el certificado de destrucción a tal efecto. Al hacer todo el proceso a través el CAT no es necesario abonar ninguna tasa para la baja definitiva del vehículo.

En el caso de traslado a otro país, es necesario presentar una declaración responsable en la que conste que el vehículo no es un residuo. Es posible realizar el trámite desde el extranjero y no tiene coste alguno siempre que el vehículo tenga una antigüedad mayor a 15 años desde su matriculación en España. En caso contrario, se aplica la tarifa de 8,40 euros.

Ahora que ya sabes cómo dar de baja tu coche… ¿qué prefieres? ¿Aparcarlo o desguazarlo? ¡Tú eliges!