Cómo comprar neumáticos baratos sin sacrificar calidad o seguridad

Salvo unos pocos afortunados que pueden permitirse el lujo de no hacerlo, el común de los mortales siempre buscamos el equilibrio perfecto entre calidad y precio a la hora de comprar cualquier producto. Evidentemente, la adquisición de unos nuevos neumáticos no iba a ser una excepción, así que hoy nos proponemos indicaros en qué debéis fijaros para poder comprar los neumáticos más baratos, sin sacrificar ni un ápice de calidad.

Antes de nada, hemos de comenzar nuestra labor desde un doble e incuestionable punto de partida:

  • Los neumáticos y su buen estado son un elemento capital para nuestra seguridad al volante, por lo que mantenerlos en buen estado no solo nos permitirá ahorrar dinero, sino también conducir más y mejor.
  • El confort en marcha, la eficiencia en el consumo y la seguridad de los ocupantes del vehículo están íntimamente relacionados con la calidad de los neumáticos que montemos en nuestro coche.

Aun así, un alto porcentaje de los conductores pierden de vista estos dos aspectos y se escudan en las prestaciones de su vehículo y sus diferentes sistemas de seguridad, sin tener en cuenta que los neumáticos son uno de los principales factores que influyen en el comportamiento de un coche en marcha y, por lo tanto, son en sí mismos un elemento más de seguridad ya que son nuestro único punto de contacto con la calzada.

chico mirando neumáticos

Buscando neumáticos de calidad

Ahora, que ya hemos interiorizado la importancia de contar con unos neumáticos de calidad en nuestro coche, llega el momento de identificar cuáles son los elementos que nos van a permitir adquirir los mejores para nuestro vehículo, atendiendo siempre a criterios de calidad.

Como casi siempre, nuestro primer aliado en esta búsqueda será el sentido común, que nos dictará que el precio no es siempre un adecuado indicador de la calidad de un neumático y, aunque lo fuera, tampoco es el único ni el más fiable.

De hecho, la principal herramienta en nuestra mano a la hora de elegir neumáticos es la etiqueta de la Unión Europea, que todos deben llevar bien visible desde su aplicación en el año 2012 y que nos va a permitir identificar con facilidad la categoría a la que pertenece el neumático que nos estamos planteando comprar y qué nivel de ruido produce. Para conocerla un poco mejor, vamos a ver cuáles son los elementos que la componen:

  • Niveles de eficiencia: En la parte superior de la etiqueta veremos dos escalas acompañadas cada una de ellas de un icono representativo de la categoría.
    • Eficiencia de combustible: En esta categoría se tienen en cuenta la resistencia a la rodadura y la deformación del neumático ya que, a mayor resistencia, el neumático será menos eficiente desde el punto de vista de consumo de combustible y será mayor el nivel de emisiones contaminantes.

Inicialmente, en este apartado se clasifican los neumáticos entre la ‘A’ y la ‘G’ (de más a menos eficiente), pero a partir del año 2014 se prohibió la comercialización de neumáticos pertenecientes a las categorías ‘F’ y ‘G’ para camiones de hasta 3.500 kilos y de categoría ‘F’ para turismos y furgonetas. Además, también se añadió la escala A+++ para los neumáticos más eficientes.

En cualquier caso y poniendo como referencia un neumático de clase ‘A’ con otro de categoría ‘E’, el ahorro aproximado de combustible a lo largo de la vida útil de uno y otro, ronda los 250€

  • Agarre sobre mojado: Siguiendo la misma clasificación por letras y gama cromática desde el verde, nos encontramos este bloque en el que lo que se tiene en cuenta es el comportamiento del neumático en una frenada sobre mojado que, según la categoría a la que pertenezca, puede suponer una diferencia de unos 20 metros circulando a 80 kilómetros por hora.
  • Ruido: Este bloque indica en decibelios (dB) el nivel de ruido que genera el neumático al rodar sobre el asfalto. Además, y para facilitar la compresión, se muestra de forma gráfica en qué punto se encuentra el modelo en cuestión respecto al nivel máximo permitido. De este modo, el altavoz dibujado presentará una única onda cuando el neumático emita un ruido de 3dB o más por debajo del límite. Entre 3dB y el límite conllevará la aparición de dos ondas y, por último, la emisión de hasta 4 veces el límite permitido se representa con 3 ondas junto a un altavoz.

Sabiendo leer el etiquetado de los neumáticos podrás identificar los que sean de mayor calidad y decantarte por aquellos cuyo precio se ajuste todo lo posible a tu presupuesto, pero sin escatimar ni un ápice en seguridad, confort ni eficiencia. Y una vez hecho eso… ¡a hacer kilómetros! J