Cómo arrancar un coche sin batería

Hay situaciones en las que no podemos perder ni un segundo. Momentos en los que tenemos que llegar puntuales sí o sí a nuestro destino. Imagina una reunión de trabajo, un vuelo en el aeropuerto o una cita en el médico… y que de repente tu coche decida dejarte tirado. Si no sabes cómo arrancar un coche sin batería, puede ser el final de tu día. Pero nosotros hemos venido a ayudarte. ¡Sigue leyendo!

La opción sensata: contactar con el seguro

Si te quedas tirado y no tienes grandes conocimientos de mecánica, o te encuentras en una zona peligrosa, lo más seguro es llamar al teléfono de asistencia en carretera. Raro es el seguro que actualmente no cubre este servicio. Con solo una llamada, conseguirás que una grúa llegue a socorrerte y que un mecánico profesional te ayude a arrancar tu coche. La principal pega es que es un proceso lento, que dependiendo de dónde te encuentres puede llegar a prolongarse entre media y una hora.

Si sigues este método, recuerda: cuando consigas volver a arrancar tu coche, lo recomendable es conducir durante una media hora para dejar claro que el alternador ha devuelto la carga a la batería. De lo contrario, deberías llevar el coche al taller y cambiarla.

chico empujando un coche

Por la fuerza bruta: empujar el coche

La segunda opción que os traemos es para aquellos que piensan que lo de “mejor maña que fuerza” no tiene fundamento. Si tu coche se ha quedado parado en una cuesta abajo o si tienes un copiloto del nivel de Hulk Hogan, cómo arrancar un coche sin batería es fácil. Solo tienes que ponerlo en punto muerto y soltar el freno de mano.

En cuanto el vehículo se mueva un poco, debemos esperar a que alcance una velocidad de unos 10 o 15 km/h para meter la segunda marcha y pisar firmemente el embrague. Si tienes suerte, la inercia hará que arranque el motor. No obstante, hay que tener en cuenta que esta solución es temporal, y no hay que tomarla como definitiva porque podemos destrozar el catalizador del tubo de escape.

Este método, por tanto, no es el más recomendable, ya que además de maltratar algunos elementos del coche, sólo funciona con vehículos manuales.

arrancando un coche con pinzas

Para habilidosos: cómo arrancar un coche sin batería con pinzas

Llevar en el maletero un juego de pinzas siempre es un seguro. Con la ayuda de un segundo vehículo, podrás arrancarlo si la batería te deja tirado. Este proceso ha de llevarse a cabo en un orden específico: lo primero es conectar las pinzas del cable rojo en los polos positivos de cada batería y las pinzas del cable negro en los polos negativos.

Cuando las pinzas estén bien colocadas, el coche que suministra la energía ha de ser puesto en marcha durante unos segundos a unas 2.000 rpm. Después, lo apagamos y el que tiene la batería descargada es puesto en marcha. Si todo va bien, extraeremos las pinzas en el orden inverso a cómo fueron colocadas. Una vez que el coche arranque, debe conducirse durante un tiempo para que la batería funcione adecuadamente.

Si no consigues que el coche arranque, lo mejor es que esperes unos minutos. Si sigues insistiendo, puede que los cables se recalienten o que sufran un cortocircuito. Por otra parte, hay que tener en cuenta que no es el mejor método para un vehículo de última generación. Si tienes un coche de 10 a 15 años no hay problema, pero los picos de tensión pueden ser muy perjudiciales para un coche moderno.

Si bien es cierto que ninguna de las opciones es 100% óptima, lo que hay que tener claro es que, dependiendo del contexto, hay una solución mejor al problema de cómo arrancar un coche sin batería. Lo mejor, sin duda, es que cuides tu batería con mucho mimo y… ¡que no te dejes las luces encendidas!