Hay algo mucho más peligroso que la chica de la curva: dormirte al volante.