¿A qué velocidad puedes ir si llevas puestas las cadenas de nieve?

Llegan las bajas temperaturas y las escapadas en tu coche cuentan siempre con unas invitadas obligatorias: las cadenas. Sí, son el mayor por si acaso de todos, pero sin duda marcan la diferencia si la nieve aparece en tu trayecto. No podrás negarnos que, si alguna vez has tenido que parar para poner las cadenas en mitad de tu ruta, la pregunta que ha pasado por tu mente una vez puestas ha sido: ¿a qué velocidad puedo ir con cadenas de nieve? Sigue leyendo y no te pierdas ningún detalle.

Bueno, quizá la primera pregunta que pueda resonar en la cabeza es cómo poner las cadenas pero, como eres un Trendy Driver, sabemos que esa lección ya la tienes más que aprendida. Una vez superado el momento de poner las cadenas, nos surgen dudas como la velocidad óptima. Tu velocidad usando cadenas de nieve no debería superar los 50 km/h, independientemente de la vía que estés transitando. Y la velocidad moderada no es el único consejo que se nos ocurre, podemos contarte unos cuantos más.

chica poniendo rueda de respuesto

El protocolo del Trendy Driver ante el momento cadenas

Ten en cuenta que las cadenas son un accesorio temporal: tendrás que ponerlas cuando comience a haber nieve en la carretera y no deberás circular con ellas si ya no existiese este peligro. Partiendo de esta base, comencemos nuestro viaje.

Si comienza a nevar levemente, la primera regla será encender las luces de cruce. En situaciones de temporal, es imprescindible aumentar la visibilidad y encender las luces facilitará a los demás drivers la visión de nuestro coche.

Aunque todavía no necesitemos poner las cadenas, la segunda regla será la suavidad: reduciremos la velocidad y conduciremos suavemente, evitando adelantamientos siempre que sea posible y sin movimientos bruscos, como los famosos volantazos. Y hablando de movimientos bruscos, nuestra tercera regla será aumentar la distancia de seguridad para evitar posibles frenazos.

En cuanto a la circulación, regla número cuatro: será mejor hacerla sobre las huellas de otros drivers si la capa de nieve es gruesa. Sin embargo, si la nieve es fina, será mejor circular por lo nevado. La mezcla de los primeros copos de nieve con el polvo ambiental, la grasa de la carretera y otros restos, forma una pasta que vuelve la calzada muy resbaladiza, por lo que, en un primer momento, circular por la nieve será mejor opción. Si la cosa se complica y la cantidad de nieve es abundante, prepárate para parar. Aléjate de la carretera y ponte los guantes: te toca sacar las cadenas.

Las cadenas, también conocidas como las grandes olvidadas

Seamos realistas: las cadenas se convierten en nuestras mejores amigas en ese momento en el que nos salvan el viaje, pero ¿y el resto del año? Correcto, no nos acordamos de ellas. Eso, querido Trendy Driver, es un error muy común, pero ya no nos volverá a ocurrir. Y es que nuestra regla número cinco será el chequeo periódico. Ya sabes, una visita de vez en cuando, breve pero eficaz: cuando comience la temporada de llevar tus cadenas en el coche, revísalas. Ya sean cadenas textiles, mixtas o metálicas, échales un vistazo para comprobar que no hay ningún eslabón partido o que la malla no está dañada. Y después de la temporada de cadenas, antes de despedirte de ellas hasta el año que viene, enjuágalas con agua y sécalas bien: los restos de sal de las carreteras podrían dañarlas.

¡Ya estás listo para sobrevivir al momento cadenas, Trendy Driver!