¿A qué velocidad máxima puedes circular con la rueda de repuesto?

Ponte en situación: Vas de camino a tu escapada de fin de semana, escuchando música mientras disfrutas del trayecto (respetando siempre los límites de velocidad, claro) y, de repente, comienzas a notar en el volante esa vibración que te dice que algo no va bien. Has pinchado. Bueno, no hay problema porque tú sabes cambiarle una rueda al coche y solo tienes que hacerlo para poder seguir el viaje pero, ¿a qué velocidad máxima podrás circular con la rueda de repuesto? Sigue leyendo y lo descubrirás.

Vale, puede que hayas abierto el maletero e incluso que te hayas tirado al suelo y que la rueda de repuesto siga sin aparecer. ¡Que no cunda el pánico! Recuerda que, aunque sea recomendable, no estás obligado a llevar neumático de repuesto en tu coche, siempre y cuando cuentes con alguno de los elementos que cumplan la misma función o la sustituyan.

Pero resulta que has mirado bien y tu coche sí que tiene neumático de repuesto. Bueno, no todo iban a ser malas noticias, ¿verdad? Será el tipo de neumático el que te diga a qué velocidad podrás circular mientras lleves montado el de repuesto.

chica poniendo rueda de respuesto

Ruedas ‘de galleta’ vs. neumáticos normales

Si la rueda de repuesto de tu coche es un neumático similar a los otros cuatro que tienes montados, en lo que a medidas y características se refiere, puedes circular a la misma velocidad que antes del cambio.

Eso sí, no olvides que el dibujo de las ruedas debe ser el mismo en cada eje y que, por lo general, las ruedas de repuesto pueden pasar años sin ser utilizadas y sin tocar siquiera el asfalto; con lo que su estado puede no ser óptimo. Por lo tanto y aunque no estés obligado a reducir la velocidad, sí que te recomendamos que circules con precaución, que repares el pinchazo lo antes posible para así poder colocar de nuevo la rueda ‘titular’ en su sitio y, en cualquier caso, que revises de vez en cuando el estado de tus neumáticos de repuesto. Es por tu propia seguridad.

Por otro lado, cada vez es más habitual que los coches estén equipados con las llamadas ruedas ‘de galleta’ en vez de neumáticos normales como dotación de repuesto. En este caso, sí que debes tener muy en cuenta una serie de limitaciones para evitar que una mala noticia, como puede ser un pinchazo, se convierta en una tragedia si pasa a ser un accidente.

Estas ruedas ‘de galleta’ son neumáticos de tamaño y anchura reducidos que, si bien nos sirven para salir del apuro tras un pinchazo, no están pensadas para nada más que eso; sustituir temporalmente el neumático dañado hasta que hayamos reparado el original. Esa temporalidad es un hecho clave, ya que estos neumáticos están pensados para un uso máximo de 200 kilómetros y a una velocidad de 80 kilómetros por hora, como mucho.

Como comprenderás, el hecho de que establezcamos una velocidad máxima para este tipo de ruedas de repuesto no responde a un capricho nuestro, sino a que estarás jugando con tu propia seguridad y la de los que te rodean, si no tienes en cuenta que estarás circulando con tres ruedas con un mismo dibujo y características, y un cuarto mucho más pequeño, estrecho y débil.

Por último, si montas en tu coche neumáticos run-flat recuerda que, si bien vas a poder seguir circulando otros 80 kilómetros más a pesar del pinchazo, la velocidad máxima que podrás alcanzar será también de 80 kilómetros por hora.