¿A qué distancia debe iluminar las luces bajas?

Seguro que más de una vez te ha pasado: vas circulando con tu coche y te cruzas con otro vehículo que parece llevar las luces largas puestas, con la molestia y el riesgo de deslumbramiento que supone. O tal vez seas tú mismo el que lleva los faros mal reglados, iluminándote tus propias ruedas. Hoy te proponeos descubrir a qué distancia deben iluminar las luces bajas o de cruce, para que en carretera veas y te vean adecuadamente.

Según la Dirección General de Tráfico (DGT), la distancia a la que iluminan las luces depende en gran medida del tipo de lámpara que llevemos instalado en nuestro coche. De este modo, el haz de luz de las lámparas halógenas, que son las más habituales, llega hasta los 60 metros. Las luces de xenón, por su parte, generan un haz que llega hasta los 90 metros, mientras que las más modernas de led pueden iluminar hasta los 300 metros de distancia.

Aun así y como elemento básico de seguridad activa, la iluminación va más allá de a qué distancia son capaces de alumbrar nuestros faros. Como parte de la circulación que somos, debemos reglar nuestros faros de forma que podamos ver y ser vistos en unos niveles óptimos de seguridad.

Volviendo a las indicaciones de la DGT, si nos preguntamos a qué distancia deben iluminar las luces bajas o de cruce, la respuesta es sencilla: Deberán “alumbrar suficientemente la vía, de noche y en condiciones de visibilidad normales, hasta una distancia mínima por delante del vehículo de 40 metros”.

De acuerdo, ya sabemos la distancia mínima a la que deben iluminar nuestras luces de cruce, pero ¿y la distancia máxima? Aunque pueda resultar una perogrullada, el máximo órgano regulador del tráfico en nuestro país hace uso del sentido común e indica que no se deberá “deslumbrar ni causar molestias injustificadas a los conductores y demás usuarios de la vía”.

paisaje coche con las luces dadas

El reglaje de faros

Vale, más o menos tenemos clara a qué distancia deben iluminar las luces bajas de nuestro coche. Llegados a este punto toca saber si nuestros faros están debidamente reglados y, en el caso de no estarlo, qué debemos hacer para regularlos debidamente.

Porque no debemos olvidar que unas luces mal regladas pueden convertirse en un riesgo de peligrosas consecuencias:
– Si están demasiado bajas, no contaremos con la visibilidad adecuada y circularemos en riesgo.
– Si estás demasiado bajas podemos provocar deslumbramientos a los demás conductores, con lo que el riesgo seremos nosotros.

Recuerda que el haz de nuestras luces de cruce no es simétrico, sino que su forma es más amplia y alargada en el lado derecho de nuestro vehículo que en el izquierdo. De este modo y sin perder visibilidad, minimizamos las posibilidades de deslumbrar a los vehículos que circulan en dirección contraria a la nuestra.

A la hora de revisar el reglaje de faros, lo más sencillo es que te acerques a un taller autorizado, ya que allí contarán con ajustadores similares a los que se usan en la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) para calibrar las luces largas y de cruce del vehículo.

Como no siempre tenemos tiempo y/o ganas de desplazarnos hasta un taller, siempre podremos hacerlo en casa si disponemos del espacio necesario. ¡Comencemos!

    1. Nivelar el coche: Con el maletero vacío y la presión de las ruedas en los niveles recomendados por el fabricante, pediremos a alguien que se siente en la posición del conductor y encenderemos las luces del vehículo en la posición 0.
    2. Preparemos el coche: Ubicaremos el coche a unos 4 centímetros de una pared, con los faros dirigidos a la pared en sí, y mediremos la distancia al suelo de ambos faros para comprobar que la suspensión del coche esté nivelada.
    3. Encendamos las luces: Seleccionemos las luces de cruce y marquemos en la pared, con cinta aislante, el centro del haz de luz tanto vertical como horizontal de ambos faros.
    4. Luces niveladas: Con un nivel comprobaremos si las marcas que hemos hecho están debidamente niveladas. Además, con una cinta métrica mediremos la distancia hasta el suelo desde el centro de nuestras marcas, teniendo en cuenta que en ningún caso deberán estar a una altura mayor de un metro.
    5. Marcha atrás: Desplazaremos el coche 7,5 metros hacia atrás. Ahora y por separado, regularemos cada faro haciendo uso de los tornillos a tal efecto que encontraremos en la parte superior (reglaje vertical) e inferior (reglaje horizontal) del faro. De este modo, la parte superior de la zona más intensa del haz de luz deberá situarse más o menos a la misma altura que el centro de la línea que marcamos con la cinta aislante. En el caso del reglaje vertical, recordemos que la mayor parte de la intensidad de luz deberá quedar a la derecha de nuestra marca en la pared.

mecánico revisando las luces

Una vez hayamos terminado, será el momento de poner a prueba nuestro nuevo ajuste de faros en carretera para comprobar que esté todo correctamente regulado. En caso de que sea necesario, volveremos a ajustar los faros siguiendo los pasos anteriores.

Ahora ya sabemos a qué distancia deben iluminar las luces bajas de nuestro coche y qué hacer para corregirlas en caso de que no estén adecuadamente reguladas. Ya no hay excusas para seguir alumbrando a los aviones. 😉