5 beneficios por los que ir en bici al trabajo

Si estás pensando en dejar aparcado el coche e ir en bici al trabajo, termina de convencerte con este artículo en el que descubrirás los beneficios que obtendrás si pedaleas un par de veces a la semana.

Cada vez son más las personas que cambian las cuatro ruedas por la bicicleta y ya son muchas las ciudades españolas en las que se puede disfrutar de un sistema de alquiler público de estos vehículos. Gracias a esta tendencia en alza, ir en bici al trabajo se ha convertido en una alternativa a tener en cuenta. A continuación, podrás descubrir los beneficios que obtendrás al utilizar este transporte a diario.

ECONÓMICO, LIMPIO Y SALUDABLE

Los días en los que puedes prever que las horas parado en el tráfico van para largo, que la meteorología está de tu parte y brillará un sol permanente en el cielo, o que, simplemente te apetece comenzar el día con energía… ir en bici al trabajo puede ser tu nueva forma de transportarte.

Los beneficios, tanto para el medioambiente como para el propio ciclista, de utilizar uno de los medios de transporte más eficientes, son una buena excusa para apuntarse a esta tendencia. Te descubrimos las 5 razones por las que pedalear es una idea genial:

1. Es un medio de transporte económico: no requiere de gasolina, solo necesitas hacerte con el equipamiento adecuado y asegurarte de que tu bicicleta esté siempre en las condiciones adecuadas para poder circular.

2. Limpio para el medioambiente: no emite gases ni humos que aumenten los niveles de contaminación, así que, cuando vas en bicicleta contribuyes a que el aire de tu ciudad esté menos viciado.

3. Es una actividad saludable: si tardas una media hora o tres cuartos en llegar desde tu casa al trabajo, habrás hecho más de una hora de ejercicio ese día. Así que, si eliges cambiar el coche por la bicicleta unas 2 ó 3 veces a la semana, habrás convalidado varias sesiones de cardio en el gimnasio.

4. Ayudas al prójimo: porque gracias a que tú has elegido sacar la bicicleta a pasear en vez de subirte al coche, mejoras la fluidez de tráfico y haces la vida más fácil al resto de ciudadanos. Pedalea convencido de que empiezas el día con un buen karma.

5. Y, lo mejor, es que es muy divertido: es un deporte que se disfruta, que aporta energía, que casi todo el mundo puede practicar y, si tienes la suerte de vivir en una ciudad sin demasiadas cuestas, no supone un gran esfuerzo.

Después de estos cinco beneficios, seguro que hay más de un día que te animas a ponerte el casco y subirte a la bici para ir al trabajo. Y recuerda, lleva siempre el casco y ten presente que cuando vas en bicicleta ya no eres un peatón, eres un vehículo y debes respetar todas las normas que tendrías en cuenta si condujeras un coche.