¿Qué pasa si la policía de tráfico me pilla sin la L puesta?

Muchos conductores noveles deciden pasar de llevar la L colocada en su coche y las razones que dan, especialmente los jóvenes, pueden ser muy diversas. Entre las más frecuentes encontramos estas excusas muy baratas:

  • Porque yo ya no soy novato y ya he conducido en más de una ocasión
  • Porque queda muy mal y me da vergüenza ir con eso colocado
  • Porque ninguno de mis amigos la lleva
  • Porque me van a pitar lo demás conductores y eso me pone muy nervioso

Sin embargo, lo que todos ellos desconocen es que no llevarla colocada tiene varios riesgos como desagradable regalo y un simple detalle como este, puede acabar saliéndoles bastante caro y no solo en lo que a dinero se refiere.

¿Por qué es necesario llevar puesta la L?

El hecho de que tengas que llevar obligatoriamente esta placa no es porque alguien haya decidido ‘hacerte la vida imposible’ al volante identificándote como conductor con poca experiencia, sino que es la manera más adecuada de indicar a los demás conductores que tu vehículo tiene al volante una persona que lleva menos de un año en la carretera y que, por tanto, es más propenso a cometer errores de conducción, por lo que hay que tener paciencia y no perder la calma rápidamente.

La teoría está clara, pero la práctica… Por desgracia, muchos conductores se alteran con facilidad y pitan, poniendo así nerviosos a los noveles.

Esta pescadilla que se muerde la cola acaba provocando que los conductores que se sacaron el carnet hace pocas semanas decidan pasar directamente de llevar la L en su coche. Además, al ser considerada una falta leve, ‘únicamente’ se aplica sobre ellos una sanción económica de 100 euros.

Pero, en todo este caos, hay una buena noticia… ¡esta falta no te hará perder puntos del permiso de conducción! Algo es algo ¿no? Aunque, lo mejor es que la pongas, ya que no te costará nada y te evitará algún que otro disgusto.

¡Ojito, porque no es oro todo lo que reluce! También tienes que tener en cuenta que, en el caso contrario, si llevas la L cuando no te corresponde, es decir, pasado el primer periodo inicial de un año en la carretera, también serás multado con 100€. Así que, si no la necesitas, quítala.

¡Qué no te dé vergüenza llevar la L!

Otro punto interesante que debes conocer es que si, por ejemplo, te retiran el carnet de conducir durante un tiempo determinado, por las razones que sean, el tiempo total durante el que tienes que llevar la L se detendrá y cuando puedas volver a la carretera, el ‘reloj’ se reanudará, poniéndose en marcha desde la fecha exacta en la que te encontrabas antes de la sanción y prolongándose hasta los doce meses totales.

Como excepción, en las motos, en los vehículos para personas de movilidad reducida y en los vehículos de tres ruedas, será suficiente con que esta señal se coloque en un sitio, dentro de la parte posterior, en el que se pueda ver con facilidad.

Está más que claro, pero además de llevar la placa, debes estar muy atento a todas las normas de circulación y 100% pendiente de todo lo que ocurra a tu alrededor en las calles y en las carreteras. Ten en cuenta que la prudencia es tu mejor aliada a la hora de conducir y conducir con mil ojos te permitirá reaccionar lo más rápido posible ante cualquier imprevisto, impidiendo la aparición de accidentes de tráfico.

¡Ya está! Olvida la vergüenza y los temores y opta por preservar tu seguridad y la de todos los que te rodean en la carretera. Piensa… ¡es una simple placa que no puede condicionar tu conducción!